ACNUR celebra los compromisos asumidos por Argentina en el marco de los esfuerzos por acabar con la apatridia

La campaña de ACNUR IBelong (YoPertenezco) pretende acabar con la apatridia en un plazo de diez años.  © ACNUR

A comienzos de octubre se desarrolló en Ginebra, Suiza, una sesión especial de la reunión del Comité Ejecutivo del ACNUR conocida como “Segmento de Alto Nivel sobre la Apatridia”. Allí, representantes de varios Estados evaluaron los avances realizados en relación a la campaña mundial #IBelong (#YoPertenezco), lanzada por ACNUR en 2014 con el objetivo de acabar con la apatridia para 2024.

En el marco de la reunión, Argentina expuso las iniciativas que ha venido desarrollando para cumplir con este objetivo. En representación del país, la Directora de Derechos Humanos y Temas de Género de la Cancillería argentina, María Gabriela Quinteros, detalló los avances realizados y destacó entre ellos la Ley de Reconocimiento y Protección de Personas Apátridas (N° 27.512), aprobada en julio de 2019, que establece un procedimiento para determinar el estatuto de persona apátrida y facilidades para su naturalización. Este instrumento legal constituye un avance significativo para la prevención, identificación y protección de las personas apátridas en Argentina y se suma a los esfuerzos realizados a nivel regional para lograr que América sea la primera región del mundo en erradicar la apatridia, en el marco de los compromisos asumidos por los Estados de América Latina y el Caribe a través del Plan de Acción de Brasil adoptado en 2014. Asimismo, la funcionaria remarcó que Argentina entiende el derecho a la nacionalidad como un derecho humano fundamental, consagrado como tal en los principales instrumentos internacionales de derechos humanos, a los cuales el país ha adherido y poseen jerarquía constitucional dentro de la normativa nacional.

En cuanto a las acciones adoptadas para conceder el estatuto de protección a las personas apátridas, la funcionaria enumeró una serie de compromisos asumidos por Argentina. Entre ellos, señaló el apoyo (tanto material como en términos de capacitación) dado a la Comisión Nacional para los Refugiados para poner en marcha el procedimiento previsto en la ley para determinar la condición de las personas apátridas, así como la implementación de medidas para facilitar y promover la naturalización de las personas que sean reconocidas como apátridas. Destacó que el trabajo a realizar incluirá la articulación con el Poder Judicial y las oficinas de registro civil, así como la implementación de campañas de sensibilización de la población en las provincias a lo largo del país.

Asimismo, la funcionaria manifestó que Argentina tiene un gran compromiso en mantener sus altos estándares en relación con las personas necesitadas de protección internacional, tanto a través de su procedimiento de reconocimiento de la condición de refugiado como mediante la vigencia del Programa Especial de Visado Humanitario para las Personas Afectadas por el Conflicto en la República Árabe de Siria (conocido como “Programa Siria”) y las facilidades otorgadas para la radicación e integración de los más de 165.000 nacionales venezolanos que han decidido radicarse o solicitar asilo en la República Argentina.

Según datos de ACNUR, hay en el mundo más de diez millones de personas apátridas, las cuales entran dentro del mandato de protección internacional del organismo. En este contexto, las iniciativas y acciones concretas adoptadas por Argentina en el ámbito de la lucha contra la apatridia constituyen un caso destacado de compromiso estatal para identificar, proteger y resolver la situación de las personas que no tienen nacionalidad. ACNUR saluda y celebra el esfuerzo que está siendo desarrollado por Argentina en la materia e invita a otros países a encarar acciones en el mismo sentido, con el propósito de cumplir con el objetivo de acabar con la apatridia para 2024.