El Alto Comisionado para los Refugiados visita Siria y evalúa las necesidades humanitarias

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, hablando con un joven retornado en su visita a las ruinas de Souran, Siria.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, hablando con un joven retornado en su visita a las ruinas de Souran, Siria.  © ACNUR/ Andrew McConnell

En su cuarta visita a Siria como Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi evaluó las enormes necesidades humanitarias que enfrenta la población en el país. Después de ocho años de guerra, observó que la magnitud del problema humanitario es asombrosa, exacerbada por los millones de personas desarraigadas de sus hogares.

Los años de violencia y destrucción obligaron prácticamente a uno de cada dos sirios a huir de su hogar: más de 5,6 millones de sirios viven como refugiados en toda la región y millones de sirios más están desplazados dentro del país. Se estima que más de 1,4 millones de personas desplazadas internamente (PDI) regresaron a sus casas en Siria en 2018. Algunos sirios también están regresando lentamente de los países vecinos a las áreas donde se sienten seguros.

El Sr. Grandi reiteró el compromiso de ACNUR para ayudar a las personas desplazadas, tanto en Siria como en los otros países. También recordó que los sirios que regresan voluntariamente a sus hogares y se reintegran a sus comunidades necesitan ayuda humanitaria.

El Alto Comisionado se reunió con las personas retornadas ayer en la ciudad de Souran, en la gobernación de Hama, donde muchos desplazados internos y algunas personas refugiadas tomaron espontáneamente la decisión de regresar a lo que queda de sus hogares. Las personas retornadas le hablaron de lo difícil que es reanudar su vida en la comunidad, donde los edificios y la infraestructura están dañados o destruidos, y faltan oportunidades económicas y servicios adecuados.

En las reuniones que sostuvo con altos funcionarios de Gobierno, el Alto Comisionado hizo hincapié en que es fundamental que ACNUR tenga acceso a las personas que retornan, para evaluar sus necesidades y asistirlas en su reintegración inicial, cuando se necesite apoyo. El Sr. Grandi señaló que donde ya se cuenta con este acceso, ACNUR – junto a las agencias ONU y ONG socias – está trabajando para rehabilitar hogares, reparar escuelas, restablecer puntos de salud y panaderías, y facilitar el acceso a la documentación. El trabajo de ACNUR con las personas retornadas incluye ayuda para solicitar la emisión de documentos, responder a las necesidades de niños y niñas no acompañados y separados, y brindar asesoría y apoyo específico a personas particularmente vulnerables.

El Alto Comisionado también le reiteró al Gobierno la importancia de continuar eliminando los obstáculos de naturaleza legal y administrativa.

Además, el Sr. Grandi expresó su grave preocupación por los civiles atrapados en las áreas controladas por el EI en el noreste de Siria y también por las condiciones de las más de 50.000 personas que se han refugiado en el campamento de Al Hol desde diciembre. Manifestó su preocupación por las condiciones desesperadas de las personas en Rukban y pidió una solución a su difícil situación.

El Sr. Grandi, quien también viajará al Líbano para visitar a los refugiados y reunirse con representantes del Gobierno, enfatizó que las personas refugiadas retornadas hasta la fecha son solo una pequeña parte de la vasta población de refugiados sirios. El Alto Comisionado sigue instando a la comunidad internacional a mantener el rumbo en apoyar a los millones de refugiados sirios que viven en los países vecinos y que aún necesitan protección y asistencia, así como a las comunidades locales y gobiernos de los países de acogida, que han abiertos sus puertas a millones de refugiados sirios durante los últimos ocho años.

Para más información sobre este tema por favor contactar: