ACNUR lamenta las víctimas civiles en Saná, capital de Yemen

Un niño yemení en una casa bombardeada en la Ciudad Vieja de Saná (Yemen), en febrero de 2017  © ACNUR/UNHCR/Mohammed Hamoud

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, manifiesta su profunda tristeza ante los reportes de muertes y lesiones de civiles por los ataques sobre la capital yemení, Saná, ocurridos este jueves.

Según la información que ha trascendido, entre los heridos y afectados hay refugiados. Entre las personas que están recibiendo tratamiento crítico en hospital se encuentran una mujer refugiada somalí y su hija.

Incidentes como este, que resultan en la trágica pérdida de vidas civiles y en lesiones, continúan poniendo de relieve el hecho de que la guerra en Yemen se está cobrando un brutal peaje sobre la población civil.

Se debe proteger a los civiles; las partes en conflicto deben garantizar el cumplimiento de las obligaciones que les corresponden de acuerdo al Derecho Internacional Humanitario.

En Yemen hay actualmente más de 275.000 refugiados y solicitantes de asilo, la mayoría de los cuales, más del 90 por ciento, son originarios de Somalia.

La situación de refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes en Yemen, que ya era precaria antes del conflicto, se ha deteriorado significativamente como consecuencia de este.

En respuesta a la demanda de ayuda de los refugiados somalíes para regresar a sus hogares desde Yemen, ACNUR puso en marcha el programa Regreso Espontáneo Asistido en 2017.

Los refugiados que regresan reciben ayuda de ACNUR y sus socios, incluida la OIM: documentación, transporte y apoyo financiero en Yemen para facilitarles el traslado, y asistencia para el retorno y la reintegración a su llegada a Somalia.

El lunes 13 de mayo, 105 refugiados partieron del puerto de Adén al puerto somalí de Berbera, en el marco de este programa, con lo que el número total de refugiados que han regresado a sus hogares a través del mismo hasta la fecha es de 4.068.