Talentos Sin Fronteras es parte del Plan de Resiliencia de Ciudad de Panamá

Alexander, refugiado salvadoreño en Panamá, es parte de la primera generación de Talento Sin Fronteras 2019. Su sueño es conseguir un trabajo que le permita sostener a su familia y que sus hijos consigan sus sueños.

Alexander, refugiado salvadoreño en Panamá, es parte de la primera generación de Talento Sin Fronteras 2019. Su sueño es conseguir un trabajo que le permita sostener a su familia y que sus hijos consigan sus sueños.  © ACNUR/Diana Díaz

CIUDAD DE PANAMÁ - En el marco de la Estrategia de Ciudades Resilientes, la Alcaldía de Panamá, ACNUR - la Agencia de la ONU para los Refugiados,  HIAS y ManpowerGroup firmaron una Carta de Entendimiento para formalizar la coordinación y colaboración en promover el intercambio y diálogo intercultural entre refugiados y panameños.

Mediante la Carta de Entendimiento, el programa Talento Sin Fronteras es incluido en la estrategia de resiliencia como un aporte de ACNUR, HIAS y ManpowerGroup a los esfuerzos del Municipio de Panamá en pro de la cohesión social entre panameños y extranjeros.

En Talento Sin Fronteras, panameños y refugiados crecen juntos a través de un programa estructurado para favorecer la inserción laboral formal mediante capacitaciones y herramientas que mejorarán sus oportunidades de empleabilidad. A la fecha, 31 refugiados y 15 panameños han participado del programa desde marzo 2019.

La Alcaldía de Panamá, ACNUR, HIAS y ManpowerGroup firman Carta de Entendimiento para incluir programa Talento Sin Fronteras en la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de Panamá.

La Alcaldía de Panamá, ACNUR, HIAS y ManpowerGroup firman Carta de Entendimiento para incluir programa Talento Sin Fronteras en la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de Panamá.   © ACNUR/Angela Flórez

“El convenio de hoy es un buen ejemplo del trabajo en conjunto entre el sector público, el sector privado y los organismos internacionales para mejorar nuestra ciudad y nuestro país” indicó el sr. José Blandón Figueroa, Alcalde de la Ciudad de Panamá. También recordó los aportes de los refugiados en la historia panameña. “Panamá no puede darle la espalda a esa realidad. Tiene que ser siempre fiel a su tradición y a su historia de acoger con los brazos abiertos a quienes vienen aquí buscando mejores días y a quienes hacen de Panamá su segunda patria” comentó.

“En ACNUR estamos muy complacidos con la firma de esta Carta de Entendimiento que continuará promoviendo esfuerzos para fomentar la integración local para las personas refugiadas y sus comunidades de acogida” acotó Renee Cuijpers, Representante Regional Adjunta del ACNUR para América Central y Cuba. “El acceso a oportunidades de empleo formal, tanto para refugiados como panameños, es importante para crear lazos de pertenencia, solidaridad y aportar al desarrollo del país.”

La inclusión del Programa Talento Sin Fronteras en la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad de Panamá forma parte de los esfuerzos del país en brindar soluciones duraderas a las personas refugiadas en el Marco Integral Regional de Protección y Soluciones (MIRPS), una aplicación regional del Pacto Mundial sobre Refugiados. 

ManpowerGroup recalcó la importancia del involucramiento del sector privado y de las contribuciones que las personas refugiadas están a la sociedad. Igualmente, HIAS agradeció a la Alcaldía por su continuo apoyo brindado a los distintos procesos de integración local de refugiados y panameños.

En la firma de la Carta de Entendimiento participaron el Sr. José Blandón Figueroa, Alcalde de la Ciudad de Panamá, Renee Cuijpers, Representante Regional Adjunta del ACNUR para América Central y Cuba, Ignacio Casillas, Director Regional de Operaciones Centroamérica y Caribe y Katherine Cruz, Responsable de Inclusión Económica de HIAS Panamá.

Una persona refugiada es aquella que ha sido forzada a huir de su país para salvar su vida por la violencia, la guerra o la persecución. En Panamá, hay más de 16.000 personas refugiadas y solicitantes del estatus de refugiado. La mayor parte de las personas refugiadas y solicitantes proceden de países en América Latina, principalmente de El Salvador, Nicaragua, Colombia y Venezuela.