131 refugiados evacuados de libia a Níger, mientras en Trípoli continúa el conflicto

Una pareja somalí con su bebé de apenas dos semanas en la Instalación de Reunión y Partidas de Trípoli, donde esperan su evacuación a Níger.

Una pareja somalí con su bebé de apenas dos semanas en la Instalación de Reunión y Partidas de Trípoli, donde esperan su evacuación a Níger.  © ACNUR/Mohamed Alalem

La noche pasada, un grupo de 131 refugiados somalíes fue evacuado de Libia al Mecanismo de Tránsito de Emergencia (MTE) en Níger, gestionado por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Las personas evacuadas son de Eritrea, Somalia y Sudán, y entre ellas hay 65 niños y niñas y menores de 18 años. Algunas de estas personas fueron anteriormente retenidas en centros de detención durante más de un año.

“No podemos subestimar la importancia de estas evacuaciones, que realmente salvan vidas”, declaró Jean-Paul Cavalieri, Jefe de Misión de ACNUR para Libia. “En el Día Mundial del Refugiado, por primera vez en mucho tiempo, estos refugiados podrán dormir en la noche, sabiendo que ellos y sus familias ya están a salvo. Sin embargo, falta mucho por hacer. Los Estados deben intervenir con urgencia para ayudarnos a evacuar de Libia a otros refugiados vulnerables”.

Antes de la evacuación el grupo se albergó en la Instalación de Reunión y Partidas de Trípoli, donde llegaron una vez que ACNUR logró obtener su liberación de diferentes centros de detención en todo el país. ACNUR expresa su agradecimiento al Ministerio del Interior de Libia y a nuestro socio LibAid por su ayuda para facilitar su liberación y traslado de los centros de detención.

Ya en la Instalación de Reunión y Partidas, el ACNUR les brindó comida, albergue, asistencia médica, incluyendo apoyo psicosocial, así como ropa y kits de higiene.

Ahora recibirán asistencia humanitaria en el MTE, mientras se busquen otras opciones para ellos, como el reasentamiento.

Con esta evacuación, el total de las personas asistidas por ACNUR para salir de Libia en lo que va de 2019 subió a 1.297, de las cuales 711 se trasladaron a Níger, 295 a Italia, y 291 que se reasentaron a países europeos y Canadá.

Aun así, el gran número de personas internadas en centros de detención tras haber sido rescatadas en el Mediterráneo central implica que se necesitan con urgencia más plazas de reasentamiento.

Mientras el conflicto en Trípoli no da señales de atenuarse, más de 3.800 refugiados y migrantes retenidos en centros de detención permanecen en riesgo de quedarse atrapados en los enfrentamientos.

ACNUR reitera su llamado a las autoridades libias para que liberen a todos los refugiados y solicitantes de asilo y cierren los centros de detención.