Primeros refugiados centroafricanos retornan de la República Democrática del Congo desde el inicio de la pandemia de COVID-19

Retornados centroafricanos saludan mientras el bote que los está llevando de vuelta a su país zarpa de Zongo, en la República Democrática del Congo, en noviembre de 2020.

Retornados centroafricanos saludan mientras el bote que los está llevando de vuelta a su país zarpa de Zongo, en la República Democrática del Congo, en noviembre de 2020.  © ACNUR/Claris Neh Mokom Achu

En la República Democrática del Congo (RDC) ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha ayudado a cientos de refugiados de la República Centroafricana (RCA) a retornar a sus hogares en los últimos días, la primera medida de este tipo desde que se impuso el cierre de las fronteras por la pandemia de COVID-19.

La operación de repatriación voluntaria de los refugiados centroafricanos comenzó en noviembre de 2019, pero se suspendió en marzo de 2020, ya que ambos países habían cerrado sus fronteras para evitar la propagación del coronavirus. Ahora se ha levantado el cierre de la frontera para facilitar los retornos voluntarios y ACNUR espera que continúen.

474 refugiados salieron del campamento de Mole hacia Zongo, en la provincia de Ubangi del Sur, en el norte de la República Democrática del Congo, en dos convoyes de 20 vehículos, incluidos seis camiones y tres autobuses, desde el 10 de noviembre. Continuaron su viaje en barco haciendo un recorrido de 20 minutos por el río Ubangi hasta Bangui, la capital de la República Centroafricana.

“La pandemia de coronavirus había detenido los sueños de los refugiados de retornar a sus hogares, así como las aspiraciones de muchas otras personas”, dijo el Representante Adjunto de ACNUR en la República Democrática del Congo, Pierre Atchom. “La reanudación de los retornos de los refugiados marca otro capítulo en la vida de muchos de ellos. Pueden retornar a casa, volviendo a abrazar su país y dejando atrás su vida en el exilio”.

Con la mejora gradual de la situación de seguridad en las zonas de Bangui y en las regiones de Lobaye y Ombella M’poko, en la República Centroafricana, más de 15.000 refugiados de las provincias de Ubangi del Norte y del Sur se han inscrito hasta ahora para la repatriación voluntaria.

La repatriación voluntaria, cuando las condiciones lo permiten, sigue siendo la solución preferida de muchas personas forzadas a huir de sus hogares. ACNUR prevé prestar asistencia a unas 4.000 personas para finales de 2020, con lo que el total será de 7.000 personas desde julio de 2019.

Para limitar el riesgo de contagio durante las operaciones de retorno, ACNUR y sus socios reforzaron las normales medidas de salud y sanitización. Estas incluyeron el suministro de mascarillas y el control de la temperatura, así como la instalación de estaciones adicionales para el lavado de manos. El número de refugiados por convoy también se redujo a 65 personas para permitir el distanciamiento.

Más de 600.000 refugiados de la República Centroafricana viven en la República Democrática del Congo y otros países vecinos. Sin embargo, se necesitará apoyo financiero adicional para continuar el programa de retornos voluntarios.

Para más información, por favor contactar: