ACNUR expresa sus condolencias por la trágica muerte de un solicitante de asilo en Libia, e insta a tomar más medidas contra la trata y el tráfico de personas

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, expresa sus más profundas condolencias por la trágica muerte de un joven solicitante de asilo eritreo en Trípoli esta semana y hace un llamado a una acción renovada contra los tratantes y traficantes de personas que continúan infligiendo un sufrimiento inimaginable a los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes en Libia.

El hombre había llegado el 20 de julio al Centro Comunal Diario del ACNUR en Trípoli en busca de asistencia médica, junto con otro hombre eritreo. Ambos parecían estar severamente desnutridos. Uno fue identificado como necesitado de atención médica urgente y se llamó a una ambulancia. Lamentablemente, el individuo falleció antes de que fuera posible transportarlo al hospital. Los esfuerzos para resucitarlo no tuvieron éxito.

ACNUR organizó un alojamiento para su compañero a través de miembros de la comunidad. Más tarde se le proporcionó el registro y otra asistencia.

Ambos hombres habían sido detenidos por tratantes en Bani Walid, una ciudad en el noroeste de Libia. Se ha documentado en los últimos años que los grupos de trata y tráfico operan en Libia, causando inmenso sufrimiento y miseria. 

Desde junio, más de cien personas han llegado a Trípoli desde los centros de trata en Bani Walid. A menudo se encuentran en muy malas condiciones físicas y necesitan urgentemente ayuda. ACNUR, agencias hermanas y socios han brindado atención médica y apoyo para las necesidades básicas de estas víctimas. Sin embargo, muchos están traumatizados y requieren atención médica especializada y apoyo psicosocial que, en el contexto actual, es difícil de proporcionar en Libia.

ACNUR acoge con beneplácito las medidas recientes tomadas por las autoridades libias contra los grupos armados y los traficantes, como la redada a una red de tráfico y congelar los activos de varios traficantes y tratantes. Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que brinde más apoyo a las autoridades en su lucha contra las redes de trata de personas. ACNUR sigue preocupado por los cientos de personas que se cree permanecen en condiciones desgarradoras en los campos de trata y tráfico en Mizdah, Bani Walid y otros lugares.

ACNUR señala que, además de las personas detenidas en campos de trata, más de dos mil refugiados y migrantes están detenidos en centros de detención oficiales sin revisión judicial. ACNUR está listo para ayudar a las autoridades libias a identificar e implementar alternativas a la detención en Libia y poner fin a la detención arbitraria de refugiados y solicitantes de asilo.

ACNUR espera con ansias la reapertura de las rutas de viaje internacionales que nos permitirán renovar el reasentamiento y la evacuación para quienes más lo necesitan, y el retorno humanitario voluntario para quienes deseen regresar a sus hogares.