ACNUR aplaude el compromiso de Canadá de otorgar la residencia permanente a los solicitantes de asilo que trabajan en la respuesta a la COVID-19

Una máquina monitorea los signos vitales de un paciente.

Una máquina monitorea los signos vitales de un paciente.  © ACNUR/Roger Arnold

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, acoge con beneplácito el anuncio de Canadá de establecer mecanismos para facilitar la residencia permanente a los solicitantes de asilo que trabajan en el sector de la salud y que han estado en la primera línea de la respuesta del país a la COVID-19.

“Se trata de un acto de solidaridad ejemplar que reconoce el servicio y la dedicación de algunos de los miembros más marginados y vulnerables de la sociedad. Es un recordatorio de las excepcionales contribuciones que las personas refugiadas y solicitantes de asilo hacen a las comunidades que las acogen”, dijo Rema Jamous Imseis, Representante de ACNUR en Canadá.

De acuerdo con la información recibida por ACNUR, la decisión beneficiará a los solicitantes de asilo de todo el país que cumplan los requisitos de elegibilidad y que hayan desempeñado un papel crucial en las instituciones sanitarias durante la pandemia.

“Hemos sido testigos, en todo el mundo, de que las personas refugiadas, solicitantes de asilo y desplazadas tienen habilidades y recursos que pueden ser parte de la solución”, dijo Jamous Imseis.

“Arriesgan sus propias vidas para apoyar y cuidar de los demás en la lucha contra la COVID-19. Desde Colombia a Bangladesh, desde Uganda a Canadá, han surgido historias increíbles de personas que se unen para combatir una enfermedad que no conoce fronteras”.

Para más información, por favor contactar: