Mesa Redonda Global establece una acción conjunta para la protección de las personas LGBTIQ+ desplazadas por la fuerza

Banderas de arcoíris en un desfile del orgullo LGBTIQ1 en San Salvador, El Salvador.

Banderas de arcoíris en un desfile del orgullo LGBTIQ+ en San Salvador, El Salvador.  © ACNUR/Tito Herrera

GINEBRA, Suiza  –  Los Estados y quienes participan en el trabajo humanitario y de desarrollo deben hacer más para proteger los derechos de las personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero, intersex y queer (LGBTIQ+) que son desplazadas o apátridas. Para esto, deben formar alianzas más fuertes con las organizaciones de la sociedad civil LGBTIQ+, de acuerdo a los participantes de la Mesa Redonda Global sobre Protección y Soluciones para Personas LGBTIQ+ en Situación de Desplazamiento Forzado 2021.

“Existe un impulso sin precedentes para mejorar la protección de las personas LGBTIQ+ que se han visto obligadas a huir de la violencia y la persecución. Nunca ha habido una necesidad tan grande”, señaló Gillian Triggs, Alta Comisionada Auxiliar para la Protección del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, después de la sesión de clausura de hoy.

“Es por eso que en ACNUR estamos redoblando esfuerzos para fortalecer nuestras capacidades internas y crear una plataforma para reunir una coalición más grande y más fuerte para abordar los desafíos reales e interseccionales que enfrentan las personas LGBTIQ+ que se ven obligadas a salir de su hogar”.

La conferencia, celebrada virtualmente por invitación del 7 al 29 de junio, fue organizada por la Agencia de la ONU para los Refugiados y el Experto Independiente de las Naciones Unidas sobre la protección contra la violencia y la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género (IE SOGI), Víctor Madrigal-Borloz. Se convocaron a más de 500 personas de todo el mundo, entre ellas representantes de gobiernos, sociedad civil y del sector privado, así como a personas LGBTIQ+ que han experimentado el desplazamiento, para discutir experiencias, políticas y programas que han funcionado, y maneras de implementar soluciones.

“Es muy cruel cuando el desplazamiento forzado se debe a quiénes las personas son o a quiénes aman y se necesita una coalición global para abordar las causas institucionales de esta violencia y deconstruir el estigma que la acompaña”, comentó Madrigal-Borloz.

“Forjar alianzas requiere confianza mutua y la creación de espacios compartidos para un diálogo basado en la evidencia es fundamental para ese fin. Reunir a este grupo de expertos diverso, inclusivo y empoderado es un paso esencial para garantizar que nuestra base de conocimientos conjunta sobre las causas profundas, los desafíos y las oportunidades siga siendo relevante y precisa”.

Hay más de 82 millones de personas que han sido desplazadas por la fuerza en todo el mundo y entre ellas se encuentran personas refugiadas, solicitantes de asilo, desplazadas internas y apátridas que buscan protección contra la discriminación, el abuso y la persecución relacionados con su orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales. Las relaciones consensuales entre personas del mismo sexo están actualmente penalizadas en 68 países y en al menos seis naciones se castigan con la muerte.

Los participantes discutieron los factores que impulsan el desplazamiento, los desafíos de la búsqueda de asilo, la necesidad de incluir a las personas LGBTIQ+ en los servicios de salud y programas sociales nacionales, el reasentamiento, la integración local, las oportunidades de medios de vida y más. Las recomendaciones incluyeron:

  • Desarrollar y realizar capacitaciones regulares, informadas sobre el trauma e interseccionalmente inclusivas sobre orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales.
  • Garantizar el reconocimiento legal del género a través de la autodeterminación de todas las personas de interés, permitiendo a todas las personas refugiadas, solicitantes de asilo y personas desplazadas por la fuerza, modifiquen su nombre y marcadores de género, sobre la base de la autodeterminación y con independencia de los datos que figuren en los documentos de identificación que se les expidan desde cualquier país de nacionalidad.
  • Aumentar el apoyo y la financiación de las organizaciones LGBTIQ+ sobre el terreno, incluidos los grupos nacionales existentes y los dirigidos por personas con experiencia de desplazamiento forzado.

“No podemos lograr el cambio sin centrarnos en las experiencias vividas. El compromiso significativo con las personas LGBTIQ+ desplazadas por la fuerza tiene que ver con el reconocimiento de las relaciones de igualdad y la construcción de una alianza genuina”, expresó Tina Dixon, cofundadora de la Red de Personas Desplazadas por la Fuerza.

“Se trata de reconocer que nosotros, como comunidades desplazadas, tenemos la experiencia y que también aportamos las soluciones. Al comprometernos con organizaciones lideradas por personas refugiadas LGBTIQ+ desde el principio, podremos brindar los servicios que más se necesitan”.

La lista completa de recomendaciones de la Mesa Redonda LGBTIQ+ se puede encontrar en https://qiqochat.com/a/unhcr-iesogi-roundtable. También se compartirán en una conferencia de prensa conjunta e híbrida mañana 30 de junio a las 9:30 am CET con Víctor Madrigal-Borloz, IE SOGI y Gillian Triggs, Alta Comisionada Auxiliar para la Protección de ACNUR.

Para más información, favor de contactar:

ACNUR

ACNUDH: