ACNUR y la OIM hacen un llamamiento urgente para el desembarco de los refugiados y migrantes atrapados en el Mediterráneo Central

 

.  © ACNUR

GINEBRA - ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), siguen urgiendo a los gobiernos europeos a que ofrezcan rápidamente un lugar seguro y permitan el desembarco inmediato de las casi 600 personas que permanecen en las embarcaciones de las ONG tras ser rescatadas en las zonas de búsqueda y rescate (SAR) de Malta y Libia en el Mediterráneo Central.

Se agradecen los esfuerzos de Italia para desembarcar a unas 400 personas, las más vulnerables a bordo del Humanity 1 y el Geo Barents, incluidos los niños que viajaban solos y otras personas que requieren atención médica urgente. Sin embargo, se necesita urgentemente una solución para el resto de supervivientes que se encuentran a bordo de cuatro barcos en el mar.

A pesar de las continuas peticiones realizadas solicitando el desembarco, los supervivientes, algunos de los cuales llevan hasta dos semanas en el mar, siguen a bordo de los cuatro buques SAR de las ONG en aguas internacionales. 234 personas se encuentran en el barco Ocean Viking, 217 en el Geo Barents, 35 personas están en el Humanity 1 y otras 88 en el Rise Above.

Es necesario desembarcar sin más demora a quienes siguen aún a bordo. Hacemos un llamamiento a los Estados de la región para que protejan las vidas de los rescatados poniendo fin al actual estancamiento y ofrezcan un lugar seguro para el desembarco.

El desembarco seguro debe ir seguido de un reparto significativo de la responsabilidad entre todos los Estados implicados a través de acuerdos regionales de cooperación para que todos los Estados costeros puedan cumplir con sus responsabilidades de búsqueda, rescate y desembarco. El enfoque no puede continuar como hasta ahora, fragmentado y ad hoc dejando solos a los Estados costeros. No es sostenible.

Por encima de todo, la prioridad debe ser salvar vidas y respetar la dignidad humana.

Muchas personas llegan de Libia habiendo sufrido graves abusos y violaciones de los derechos humanos. Por lo tanto, es esencial identificar los casos más vulnerables entre los migrantes y refugiados que cruzan el Mediterráneo, incluidos los menores acompañados y no acompañados, las víctimas de la trata de personas y los supervivientes de la tortura, para activar los mecanismos nacionales e internacionales de protección y acogida.

El rescate en el mar es un imperativo humanitario, firmemente arraigado en el derecho internacional y en el Derecho del Mar. La obligación de coordinar y responder a las señales de socorro incumbe a todos los Estados invlucrados. Se necesitan con urgencia mecanismos de búsqueda y rescate liderados por los propios Estados de la UE.  ACNUR y la OIM siguen pidiendo a los Gobiernos que aumenten sus recursos y capacidades para cumplir eficazmente con sus responsabilidades.

Al menos 1.337 personas han desaparecido en la ruta migratoria del Mediterráneo Central en lo que va de año, según el Proyecto de Migrantes Desaparecidos de la OIM. La mayoría de las 88.000 personas que han llegado por mar a Italia en 2022 han sido rescatadas por la Guardia Costera italiana y otros barcos de salvamento del Estado italiano o han llegado por sus propios medios a las costas. El 15% ha sido rescatado por barcos de ONG.

Los mecanismos de solidaridad regional ya existentes pueden apoyar la pronta identificación y reubicación de las personas que necesitan protección internacional entre los desembarcados, al tiempo que les permiten solicitar asilo o recibir otras formas de protección; también pueden apoyar en el retorno en condiciones de seguridad y dignidad de quienes no reúnan los requisitos para quedarse. En 2022, unas 164 personas han sido reubicadas desde Italia, en virtud del mecanismo de solidaridad voluntaria, en Francia, Alemania y Luxemburgo. Aunque estos esfuerzos son fundamentales, sin duda deben ampliarse.

También es necesario el refuerzo a nivel regionales a ambos lados del Mediterráneo, ya que las condiciones imperantes en Libia y en los países de origen de muchas de estas personas siguen deteriorándose y empujan a los más desesperados y vulnerables a recurrir a peligrosas travesías marítimas.

Para más información sobre este tema, contactar con:

ACNUR:

OIM: