La respuesta de ACNUR a la emergencia en Ucrania recibe más de $200 millones de dólares del sector privado

Conforme aumentan las necesidades humanitarias, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados insta al sector privado a brindar apoyo sostenido.

Trabajadora de ACNUR almacena pañales, alimentos, productos de higiene personal y otros artículos donados en el cruce fronterizo de Budomierz, en Polonia.

Trabajadora de ACNUR almacena pañales, alimentos, productos de higiene personal y otros artículos donados en el cruce fronterizo de Budomierz, en Polonia.  © ACNUR/Valerio Muscella

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, dijo que, con el rápido aumento de las necesidades y de las cifras de desplazamiento, y en vista de que la situación humanitaria se deteriora con rapidez, las donaciones del sector privado hacia los esfuerzos por ayudar a Ucrania han llegado a niveles nunca antes vistos. 

Desde el 24 de febrero, más de 2,8 millones de personas se han visto obligadas a huir del país como refugiadas y al menos 2 millones han sido desplazadas dentro de Ucrania. ACNUR teme que, de continuar la guerra, millones más sean desplazadas.  

En poco más de dos semanas, la respuesta de emergencia de ACNUR en Ucrania ha recibido más de $200 millones de dólares (USD) de empresas, fundaciones y filántropos. El sector privado está mostrando su generosidad y solidaridad no solo mediante contribuciones directas, sino también lanzando iniciativas creativas para que las partes interesadas ofrezcan esquemas de trabajo y realicen donaciones. Las donaciones han llegado en respuesta a la urgente petición de ACNUR, que requiere $510 millones de dólares (USD) para brindar asistencia de emergencia a las personas desplazadas dentro de Ucrania y a las personas refugiadas en la región. Conforme aumenta el número de personas que huye cada día y en vista de que todas ellas requieren apoyo humanitario urgentemente, es muy probable que ACNUR necesite más fondos.  

“En este momento, el mundo tiene los ojos puestos sobre Ucrania. Nos solidarizamos con las personas que huyen para salvar sus vidas, y cuyas familias están siendo destrozadas. Damos las gracias al sector privado por su avasallante generosidad”, comentó Cate Blanchett, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR.

Las donaciones recibidas del sector privado han permitido que ACNUR responda rápidamente a la crisis desde que esta inició. Por ejemplo, ACNUR ha coordinado aviones y convoyes de camiones para brindar asistencia tanto a las personas refugiadas como a las desplazadas dentro de Ucrania. Además, ha distribuido ayuda en efectivo a quienes la requieren para encontrar albergue, calor y alimento. ACNUR también ha estado brindando servicios de protección, como apoyo psicosocial y cuidados específicos para las personas en mayor situación de vulnerabilidad, que incluyen niñez no acompañada o separada.   

“Quisiera agradecer a las empresas, funciones y filántropos alrededor del mundo por la generosidad y la bondad que han mostrado al ayudar a las personas que huyen de la guerra en Ucrania. Millones de personas requieren asistencia urgente y desesperadamente. Conforme la crisis se agrava, insto al sector privado a que siga brindando apoyo”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. 

En respuesta a una crisis que se agrava, la Fundación IKEA, socio de ACNUR desde hace una década, se comprometió a donar €20 millones de euros para apoyar la respuesta de la agencia ante esta emergencia humanitaria.  

Per Heggenes, director general de IKEA Foundation, señaló: “Se trata de una tragedia humana. Creemos que todas las personas tienen derecho a un lugar seguro que puedan llamar hogar. Por tanto, nos hemos comprometido a hacer todo lo que esté en nuestro poder para ayudar a las familias y niñez afectadas por esta guerra letal. ACNUR ha sido nuestro socio desde hace mucho, y su historia lo respalda. Por tanto, hacemos un llamado para que gobiernos, empresas y filántropos del mundo se sumen y aumenten el apoyo vital que necesitan ACNUR y las personas que huyen de Ucrania”. 

Mientras el sector privado se moviliza para apoyar la respuesta a la emergencia en Ucrania, ACNUR exhorta al mundo a no olvidar que, fuera de los reflectores, hay otras crisis humanitarias en las que las personas obligadas a huir aún necesitan apoyo. 

Entre los generosos donantes del sector privado se encuentran: Fundación IKEA, XTX Markets, CTP, Fast Retailing, Akelius Foundation, Samhällsbyggnadsbolaget i Norden AB, The Schörling Foundation, BNP Paribas Foundation, INDITEX, Google.org, Volkswagen,  Binance Charity, Novo Nordisk Foundation, HEARTLAND, Latter-day Saint Charities, Liberty Mutual Insurance, SONY Group Corporation, TikTok, Zegna, Generali, Cargolux, Pernod Ricard, Kering Group, Shiseido, The Foundation at Sanofi, Chanel Foundation, La Caixa Foundation, Mitsubishi Electric Corporation, Mazda Motor Corporation, Deloitte, JYSK, Z Zurich Foundation, Bain & Company, Cisco, BioNtech, Royal Humanitarian Foundation of Bahrain, Fujitsu Ltd., Supercell, Stiftung RTL - Wir helfen Kindern e.V., Ryan Reynolds & Blake Lively, NTT, Restaurant Brands International, Capcom Co., AUDI, Marks & Spencer, Banco Santander, Vodafone Foundation, BBVA, Üsine Foundation, Haldor Topsoe, Software AG, Armani, BASF Stiftung, Continental NEXI, Valentino, Prada Group, SAP, Boehringer Ingelheim, Toyota Motor Corporation, Kao Corporation, Adidas, Roschier, Gucci, FUJIFILM Holdings Corporation, Jones Day Foundation, Ripple, Koei Tecmo Holdings. 

Para obtener más información con respecto a este tema, favor de contactar a: