Compañía de ópera alemana pone a los refugiados en el reflector

Cómo un estudiante sirio de drama se encontró actuando en el escenario en el "Don Carlos" de Verdi.

Reparto de refugiados sirios y cantantes profesionales ensaya el "Don Carlos" de Verdi, puesto en escena por la compañía de ópera Zukunft Kultur.
© ACNUR / Gordon Welters

Los pasos de tap de Koutaiba Al Rahmoon cruzan el escenario con pantalones cortados y un jumper con estampado de Navidad. El estudiante de drama sirio nunca había actuado antes de venir a Europa. Cuatro años más tarde, se siente como en casa en el mundo loco de la ópera alemana moderna.


“La ópera y el teatro cambiaron toda mi vida”, dijo Koutaiba, de 20 años, uno de los seis sirios en el elenco de una producción experimental de Don Carlos de Giuseppe Verdi, que es puesta en escena por la compañía de ópera Zukunft Kultur, un grupo que ofrece a los recién llegados los roles de apoyo en actuación y danza en sus producciones.

Koutaiba escuchó por primera vez que la ópera se presentaba en vivo poco después de huir de su hogar en la ciudad siria occidental de Hama y llegar a Alemania en 2014. A la espera de su nuevo alojamiento se encontró a la mezzo-soprano Cornelia Lanz, quien había decidido ofrecerse como voluntaria para dar la bienvenida a los recién llegados a Alemania con su música.

“La música tiene esta fuerza”, dijo Cornelia, quien desde la fundación de Zukunft Kultur en 2014 ha alentado a más de 400 recién llegados a aparecer en seis producciones de ópera. “Es el tejido que nos une a todos”.

Al principio, la comunicación entre Cornelia y Koutaiba era difícil. No tenían un lenguaje común, pero rápidamente descubrieron que compartían el amor por la música. Cuando Cornelia abrió la boca para cantar, Koutaiba se sorprendió por el poder de su voz. Algo dentro de él cambió para siempre.

“Antes solo había visto cantantes de ópera en la televisión".

“Antes solo había visto cantantes de ópera en la televisión”, dijo. “Pero cuando escuché a Connie cantar en vivo por primera vez, pensé, wow, qué voz. Fue tan real y honesto. Me dio ganas de aprender más sobre el escenario”.

Cornelia le pidió a Koutaiba y su familia que participaran en la primera producción de Zukunft Kultur, “Così fan tutte” de Mozart, en la que apareció en el coro junto a otras familias sirias. La producción recorrió Alemania y fue cubierta ampliamente por los medios alemanes, y el elenco incluso apareció en televisión nacional. Koutaiba amaba cada segundo. Estaba claro que había encontrado su vocación.

  • "La ópera cambió toda mi vida". El estudiante de teatro Koutaiba Al Rahmoon es uno de los seis refugiados sirios en el elenco de "Don Carlos" de Verdi, puesto en escena por la compañía de ópera Zukunft Kultur.
    "La ópera cambió toda mi vida". El estudiante de teatro Koutaiba Al Rahmoon es uno de los seis refugiados sirios en el elenco de "Don Carlos" de Verdi, puesto en escena por la compañía de ópera Zukunft Kultur.  © ACNUR / Gordon Welters
  • El elenco de refugiados y cantantes profesionales ensaya una escena del "Don Carlos" de Verdi, puesto en escena por la compañía de ópera Zukunft Kultur en Nottuln, en el noroeste de Alemania.
    El elenco de refugiados y cantantes profesionales ensaya una escena del "Don Carlos" de Verdi, puesto en escena por la compañía de ópera Zukunft Kultur en Nottuln, en el noroeste de Alemania.  © ACNUR / Gordon Welters
  • "La música tiene esta fuerza. Es el tejido que nos une a todos ". La mezzosoprano alemana Cornelia Lanz fundó la compañía de ópera Zukunft Kultur en 2014.
    "La música tiene esta fuerza. Es el tejido que nos une a todos ". La mezzosoprano alemana Cornelia Lanz fundó la compañía de ópera Zukunft Kultur en 2014.  © ACNUR / Gordon Welters
  • Koutaiba Al Rahmoon (centro) y otro miembro del reparto toman un descanso durante los ensayos para una producción de "Don Carlos" de Verdi.
    Koutaiba Al Rahmoon (centro) y otro miembro del reparto toman un descanso durante los ensayos para una producción de "Don Carlos" de Verdi.  © ACNUR / Gordon Welters
  • Dos de los seis miembros sirios del reparto, Koutaiba Al Rahmoon (izquierda) y Omar Kodaimi, en maquillaje antes de los ensayos para "Don Carlos" de Verdi, por la compañía de ópera Zukunft Kultur.
    Dos de los seis miembros sirios del reparto, Koutaiba Al Rahmoon (izquierda) y Omar Kodaimi, en maquillaje antes de los ensayos para "Don Carlos" de Verdi, por la compañía de ópera Zukunft Kultur. © ACNUR / Gordon Welters

“Cuando vine a Alemania, comencé una nueva vida”, dijo Koutaiba, quien, con el apoyo de Cornelia, ganó una beca para estudiar en una prestigiosa academia de artes escénicas en Ulm, en el suroeste de Alemania. “Sabía que tenía que actuar, tenía que entrar en la escuela de teatro. La gente me decía: puedes hacerlo, eres bueno en esto. Fue una oportunidad para mí, de repente, soñar con ser actor. Una oportunidad para darlo todo”.

Él está de vuelta con Zukunft Kultur por ahora, actuando con un elenco de cantantes de ópera profesionales y la Orquesta Juvenil Regional de Renania del Norte-Westfalia. En la versión moderna de “Don Carlos”, del director Bernd Schmidt, Koutaiba es uno de los 12 bailarines y cantantes de coro que interpretan el papel del gran inquisidor. A lo largo de las tres horas de presentación, Koutaiba rara vez está fuera del escenario.

“Me conmueve mucho ver la seriedad y el respeto que Koutaiba aporta a su actuación”, dijo Cornelia, hablando después de cuatro semanas de ensayos intensivos en la ciudad de Nottuln, en el oeste de Alemania, durante el verano. “Es hermoso”.

“También enseñamos mucho a los alemanes sobre la música siria”.

Koutaiba y los otros miembros del elenco sirio no cantan en la ópera. En su lugar, bailan tap, una habilidad que aprendieron desde cero en unas pocas semanas de ensayo. Para el bailarín sirio Omar Kodaimi, que es primerizo en la ópera, el curso fue una oportunidad para mezclarse con gente nueva, desde jóvenes músicos hasta cantantes profesionales.

"Todos los que estamos aquí nos sentimos como familia ahora", sonríe Omar, de 17 años, quien se unió al elenco de ópera con su padre Ibrahim después de conocer a Cornelia en un concierto de música árabe. “Nunca pensé en toda mi vida que al desayuno me sentaría con los cantantes de ópera, escuchando sus ejercicios vocales”.

El padre de Omar, Ibrahim, está de acuerdo. “Ha sido una gran experiencia trabajar en equipo para crear algo juntos”.

Ibrahim también está en "Don Carlos", apareciendo en el escenario por primera vez a la edad de 51 años. Lo mejor de la experiencia, dice, es que el aprendizaje va en ambos sentidos. "Fue genial que hayamos intercambiado gran parte de nuestra cultura", dijo. "También enseñamos mucho a los alemanes sobre la música siria".

Para Cornelia y el equipo de Zukunft Kultur, es el lenguaje compartido de la música lo que une a las personas. Además de ofrecer un rendimiento deslumbrante, esto ayuda al elenco a construir relaciones duraderas, sin importar de dónde provengan.

“La ópera nos une”, dijo Cornelia, quien planea continuar involucrando a los recién llegados en las producciones de ópera en el futuro. “Todos nos mostramos nuestros corazones cuando cantamos. Esa es nuestra comunicación, más allá del lenguaje y la cultura”.