Ciudad polaca le da a una poetisa siria la paz y el espacio para expresarse

La poetisa Kholoud Charaf está usando una residencia de dos años en Cracovia para resaltar el sufrimiento de quienes se ven obligados a huir del conflicto en su tierra natal.

La poeta siria Kholoud Charaf, que se encuentra en Cracovia con una beca de dos años, encuentra la paz y la tranquilidad para escribir en esta ciudad de rica tradición literaria.
© ACNUR / Rafal Kostrzynski

La poetisa siria, Kholoud Charaf, obtuvo una residencia de dos años en la ciudad polaca de Cracovia, donde está aprovechando su nueva posición para hablar sobre el sufrimiento causado por la guerra civil en Siria y sobre los refugiados que han huido del conflicto.


En poesía y prosa, y más directamente en apariciones públicas, ella ha escrito y hablado sobre su situación, llamando a las personas a abrir sus corazones a los refugiados.

Ella le dice al público: “El sufrimiento de una nación en algún lugar es siempre el sufrimiento de toda la humanidad”.

“Los refugiados son seres humanos como tú. No abandonamos nuestros hogares, nuestros recuerdos, nuestras infancias, nuestro idioma y nuestra cultura porque queremos quitarles sus vidas. Nos fuimos porque la guerra nos obligó”.

Kholoud no es refugiada, sino que llegó a Cracovia a principios de este año con una beca de escritura de dos años en un lugar tranquilo. La ciudad de Cracovia está financiando su estancia y ella tiene una habitación en Villa Decius, un palacio renacentista restaurado en un barrio residencial que ahora es un centro cultural.

“Cracovia se siente como mi hogar”, dice Kholoud, de 38 años, quien, desde su llegada desde Siria en febrero, se ha dedicado a escribir poesía y prosa, así como a la pintura.

Kholoud fue elegida como escritora merecedora del apoyo de la Red Internacional de Ciudades Refugio (ICORN), una organización noruega que vincula a casi 70 ciudades que dan refugio temporal a los autores que enfrentan persecución.

“Cuando el casco del miedo está en tu cabeza, no puedes escribir nada abiertamente”.

En 2011, Cracovia, una ciudad con una rica historia literaria y hogar de escritores como Joseph Conrad, Stanislaw Lem y Czeslaw Milosz, se convirtió en el primer miembro de ICORN de Europa Central y del Este.

La ciudad de Cracovia, la Asociación Villa Decius y la Oficina del Festival de Cracovia han facilitado la residencia de Kholoud.

“Tratamos de ser una voz de solidaridad en el contexto de la fobia a los refugiados en Europa del Este”, dice Robert Piaskowski, director del programa de la Oficina del Festival de Cracovia.

“Cuando el casco del miedo está en tu cabeza, no puedes escribir nada abiertamente”, dice Grzegorz Jankowicz, un periodista que está ayudando a promover a Kholoud y ponerla en contacto con otros escritores.

“Es interesante para mí trabajar con ella”, dice Paweł Łyżwiński, el ayudante de Kholoud en Villa Decius. “Su poesía y su actitud ante la vida son muy espirituales; diferente de nuestra manera racional de ver el mundo”.

Kholoud proviene de la aldea de Al Mjemr, cerca de la ciudad de Sweida, en el suroeste de Siria.

De niña, tuvo una lección dolorosa sobre la fragilidad de la vida y nuestra incapacidad para evitar el sufrimiento.

“Nosotros los humanos tenemos esta fealdad en nosotros. Tratamos de ocultarlo pero no podemos”.

“Estaba en mi habitación. Abrí la ventana para sentirme cerca de la naturaleza. Justo afuera, había una gran mariposa. Sus alas revoloteaban. Era otoño y ella quería calor. También había un gran escorpión negro, del tamaño de mi mano. El escorpión atrapó a la mariposa y ella trató de escapar. Fue una verdadera batalla. Y no pude hacer nada por la red en la ventana”.

Ese recuerdo proporcionó el título para su primer volumen de poesía, “Los restos de la mariposa”, publicado en 2016, que ha sido bien recibido por la crítica árabe.

En una visita al antiguo apartamento del fallecido Premio Nobel de Literatura Czeslaw Milosz, Kholoud encuentra un libro de su poesía traducido al árabe.  © ACNUR / Rafal Kostrzynski

Kholoud debía aprender más sobre la empatía y la impotencia después de dejar la Universidad de Damasco con un diploma como técnico médico. Trabajaba en la unidad médica de una prisión para mujeres y no pudo evitar la muerte de una prisionera.

Experimentó la agonía de observar con impotencia cuando, en julio de 2018, el Estado Islámico atacó su ciudad natal, sobre la cual, desde Cracovia, escribió un artículo para Pen International.

“Nosotros los humanos tenemos esta fealdad en nosotros. Tratamos de ocultarlo pero no podemos. Siempre soy apasionada, tengo ganas de ayudar. Pero a veces no hay nada que pueda hacer”.

En el casco antiguo de Cracovia, Kholoud recuerda a Damasco, “las multitudes, las tiendas de dulces, los arcos, las palomas, las cúpulas...”

“Trato de abrazar a esta chica dentro de mí, para decirle que está bien, que no está sola”.

Al mirar libros en el antiguo apartamento de Czeslaw Milosz, que pronto se convertirá en un lugar de talleres para escritores, Kholoud dice que siente la presencia del difunto premio Nobel.

“Siento que él (Milosz) está aquí. Podría escribir muy fácilmente en este lugar”, susurra ella, mirando por la ventana hacia el tranquilo patio de abajo.

Gracias a la tranquilidad de Cracovia, Kholoud acaba de completar un segundo libro, una autobiografía titulada Return Journey.

“Se trata de la niña que era y la mujer que soy ahora”, dice ella. “Trato de abrazar a esta chica dentro de mí, para decirle que está bien, que no está sola”.

Hablamos de la difícil situación de los sirios en Siria y en el exilio, y los ojos de Kholoud se llenan de lágrimas. Todo lo que puede hacer es observar y escribir desde la distancia.

En un poema desgarrador sobre la guerra, ella concluye:

Llevaban los restos de sí mismos.

Tomaron café

Una pluma

Un puñado de recuerdos envueltos en el pañuelo de una madre.

Y fueron a las montañas

Donde viven las águilas de las historias de la abuela