El Líbano simplifica las normas de registro de nacimiento para refugiados sirios

Las nuevas normas eliminan la necesidad de costosos procesos judiciales para nacimientos sin registro, facilitando el acceso a la educación, la salud y otros servicios para más de 50.000 niños.

Mohammad Jarjowi, oficial jurídico del Comité Internacional de Rescate, sentado con el refugiado sirio Mohammad Al Masry, su esposa Najah, y dos hijas Mimas, de 4 años, y Ruqaya, de 10 meses.
© ACNUR / Houssam Hariri

Firaz ha trabajado en la construcción durante toda su vida, pero sueña con mejores oportunidades para sus tres pequeños hijos. “No quiero que terminen con sus universos restringidos como yo. Con una educación, espero que puedan trabajar en medicina o ingeniería una vez en casa, en lugar de en trabajos que apenas si alcanzan para poner la comida en la mesa”, dijo.


Hasta no hace mucho, sin embargo, este anhelo parecía fuera del alcance de su hija Yara, de cuatro años de edad. Su nacimiento nunca se registró con las autoridades en el Líbano, donde han vivido desde que huyeron de Idlib, Siria, en 2012. Ellos son parte de los 976.000 refugiados registrados que residen en el Líbano provenientes del conflicto sirio.

La falta de documentación formal puede plantear problemas importantes, dificultando a los niños la inscripción en escuelas, acceso a las vacunas de  inmunización y otras formas de atención médica e inclusive impidiéndoles trasladarse de un lugar a otro.

En el Líbano, los niños deben registrarse en el transcurso del primer año de vida. Fuera del lapso indicado se debe incurrir en un costoso y complicado proceso judicial que en la mayoría de los casos, las empobrecidas familias refugiadas, no pueden costear.

Pero después de un importante cambio legal a principios de este año, el gobierno suspendió el plazo de un año para los niños sirios nacidos en Líbano entre enero de 2011 y febrero de 2018, permitiendo que sus padres registren su nacimiento sin ir a la corte.

La medida permitirá que más de 50.000 niños sirios no registrados adquieran la documentación necesaria, en un país donde una encuesta de la ONU de 2017 encontró que solo el 17% de los refugiados sirios menores de cinco años registraron sus nacimientos en el registro civil libanés competente.

"Los documentos legales son muy importantes para los refugiados".

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, junto con sus socios legales, están brindando asesoría legal a familias como la de Firaz para ayudarlos a navegar bajo nuevos procedimientos.

"Los documentos legales son muy importantes para los refugiados. Ayudan a mejorar sus condiciones financieras y de vida”, explicó Mohammad Jarjowi, oficial jurídico del Comité Internacional de Rescate. “Esta nueva medida ahorra tiempo y dinero a los refugiados y ofrece alivio a todos aquellos que no pudieron procesar los certificados de sus hijos".

Con algunas familias sirias en el Líbano que están considerando la posibilidad de regresar a su país, tener certificados de nacimiento para sus hijos se vuelve aún más crucial para cruzar la frontera, demostrar sus lazos familiares y permitir que los niños se inscriban en la escuela y accedan a los servicios públicos mientras buscan reconstruir sus vidas en Siria.

En poder del nuevo certificado de registro de Yara, así como de los documentos de Mohammad, su recién nacido; Firaz se siente visiblemente aliviado de que su sueño de una mejor vida para sus hijos esté de nuevo en marcha.

"Fue principalmente por mi culpa y no lo sabía, pero ahora todos sus documentos están en regla", dijo Firaz. "'Quiero que mis hijos reciban su educación y no quiero que no estén registrados. Quiero que siempre sean legales”.

Gracias al Voluntario en Línea Juan Felipe Parra O. por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.