Apoyando el futuro de Siria y la región

Declaración en la Conferencia de Bruselas IV, Segmento Ministerial

Gracias, Copresidente,

 

Distinguidos delegados,

 

En el transcurso de una década, el número de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo se ha duplicado, llegando a casi 80 millones de personas. Uno de cada seis de ellos es originario de Siria.

Detrás de estas cifras se esconden historias profundas y complejas: historias de vidas rotas, exilio e incertidumbre.

Sin embargo, también encontramos historias de esperanza resurgente y oportunidades renovadas, cuando Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto abrieron sus puertas y mantuvieron sus puertas abiertas y el apoyo internacional tomó forma, a través del ciclo de conferencias de Kuwait, Londres y ahora el de Bruselas. Las historias de coraje y resiliencia, como cuando una generación de niños y niñas regresó a la escuela, se abrieron oportunidades laborales y se establecieron redes de seguridad social para millones de refugiados y miembros de la comunidad de acogida vulnerables. Mientras tanto, la búsqueda de soluciones continúa, ya que unos 5,5 millones de refugiados sirios en la región continúan evaluando su futuro, frente a un panorama cambiante dentro de Siria.  

Por otro lado, la pandemia ha abierto un nuevo capítulo, poniendo en peligro las inversiones y los avances de los últimos años. Se están acelerando crisis económicas muy graves y se están poniendo al descubierto brechas y vulnerabilidades persistentes. Y después de casi una década de albergar a algunas de las personas más vulnerables del mundo, los países y comunidades de acogida se han visto muy afectados.

Para los refugiados, una existencia ya precaria se ha convertido en un caos. Las oportunidades laborales en el sector informal, la principal fuente de ingresos para los refugiados, prácticamente han desaparecido. En el Líbano, 7 de cada 10 hogares de refugiados han perdido sus medios de vida y apenas sobreviven. Tienen más miedo al hambre que al coronavirus. Las mujeres, las niñas y los niños están especialmente expuestos. Las crecientes presiones económicas generan tensiones y socavan la cohesión social.

Las restricciones de movimiento también han afectado las soluciones. Los viajes de reasentamiento, el viaje de refugiados de un país de asilo a otro, se suspendieron en gran medida, pero ahora se reinician. Aun así, anticipamos que solo uno de cada 25 refugiados sirios que se estima que necesitan reasentamiento podrá partir este año, una cifra que disminuye constantemente desde un pico de casi 50.000 personas en 2016. Lugares adicionales, así como vías complementarias para la educación, el trabajo y la reunificación familiar, son muy necesarios, y esto también es un pedido de esta conferencia.

Deseo agradecer a los gobiernos y las comunidades de la región por aferrarse a sus valores y por incluir a las personas refugiadas sirias en los planes de salud y otros planes de respuesta, y en los servicios, a pesar de estar sobrecargados. Los programas humanitarios, con apoyo de donantes, también se han adaptado y ampliado.

Pero estas generosas medidas deben ir acompañadas de una financiación, un apoyo político y económico proporcionales, sobre la base de la responsabilidad compartida. Ahora, más que nunca, es fundamental que mantengamos el rumbo.

En este sentido, tengo dos "solicitudes" principales.

En primer lugar, un paquete de ayuda mejorado para los países receptores, para ayudarlos a resistir las presiones económicas y mantener los servicios para todos los que lo necesitan. Apoyar la autosuficiencia de los refugiados proporciona dignidad, contribuye a la economía del país de acogida y fortalece su capacidad para contribuir a un futuro en Siria.

El 3RP es una modalidad probada y comprobada para apoyar los esfuerzos nacionales. De los más de 6.000 millones de dólares que se necesitaron este año, solo el 20 por ciento de las necesidades se financiaron antes de esta conferencia. El apoyo al desarrollo bilateral y las inversiones de las instituciones financieras internacionales son vitales, complementarios y siguen siendo esenciales. Nuestra colaboración continua con el Banco Mundial está proporcionando un análisis basado en evidencia muy importante para informar la programación específica. No podemos permitirnos que los refugiados y las comunidades que les acogen caigan más profundamente en la pobreza y la desesperación, con consecuencias que repercutirán, que ya están repercutiendo en toda la región y más allá.

En segundo lugar, apoyemos el derecho al retorno y preservemos su carácter voluntario.

La mayoría de los refugiados siguen hablando de un futuro en Siria. Sin embargo, también nos cuentan sus preocupaciones: seguridad, derechos, alojamiento, acceso a la educación, los servicios y el trabajo. Nos dicen que estos deben abordarse para que se sientan seguros de regresar y para que surjan soluciones. En consecuencia, ACNUR seguirá trabajando con el Gobierno de Siria y otras partes interesadas para mejorar la situación de las comunidades a las que regresan. Debemos seguir escuchando a los hombres, mujeres, niñas y niños refugiados, y dejarnos guiar por sus esperanzas y elecciones, y no por la política.

Algunos, por supuesto, ya están tomando medidas para regresar. Ese es su derecho y debe ser apoyado en cada paso, incluso en sus comunidades de origen en Siria. De hecho, a medida que se alivian las restricciones fronterizas temporales, los retornos voluntarios se reanudan lentamente. En este sentido, el acceso humanitario sostenido y la asistencia a las zonas de retorno ayudarán a generar confianza. Pero es vital que esos retornos se elijan libremente y no estén impulsados por la desesperación o las presiones en los países de acogida. Es fundamental abordar los posibles factores desencadenantes del retorno prematuro, incluidas las presiones socioeconómicas.

Para terminar, deseo reiterar mi petición de una postura internacional que permita, finalmente, que surjan soluciones al conflicto de Siria y que cree un espacio para que las comunidades se recuperen. Mientras tanto, debemos asegurarnos de que los avances logrados en espera de soluciones no se reviertan y que la solidaridad y el apoyo se redoblen en este momento tan importante.

Gracias.