Los niños y jóvenes venezolanos son protagonistas del Día Mundial del Refugiado en Roraima

Con actividades artísticas y entrega de mochilas escolares, más de 2.300 jóvenes y niños refugiados y migrantes de Venezuela son honrados y transmiten un mensaje de paz a través de la música.

La venezolana Isabella Valentina Aparício, de 10 años, recibe la mochila escolar del ACNUR durante la celebración del Día Mundial de los Refugiados en Pacaraima, Roraima.   © ACNUR / Lucas Novaes

Boa Vista y Pacaraima, 22 de junio de 2020 - 'Canto para caminar libre y sin fronteras', dice extracto de 'Eu Canto', canción autor del coro infantil Canarinhos da Amazônia. Con mensajes de sueño, esperanza y resiliencia, la canción se lanzó en el contexto del Día Mundial del Refugiado, celebrado en todo el mundo el 20 de junio, y refleja el deseo de los niños refugiados y migrantes de Venezuela de un futuro de paz, solidaridad y libertad para todas las personas obligadas a abandonar sus países debido a guerras, conflictos y persecuciones.

Si bien el mundo ha sido testigo de un nuevo récord de desplazamiento forzado, que afectó a casi 80 millones de personas para fines de 2019, el nuevo informe de Tendencias Globales de la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR) revela que el 40% son niños y jóvenes menores de 18.

Y, el 20 de junio, los niños y los jóvenes fueron el centro de las celebraciones del Día Mundial del Refugiado en las ciudades de Boa Vista y Pacaraima, que actualmente acogen a más de 5.700 refugiados y migrantes de Venezuela.

Durante la semana pasada, ACNUR ha entregado mochilas escolares a niños y jóvenes en albergues en Roraima. Se entregaron unas 2.300 mochilas a jóvenes refugiados y migrantes durante las actividades culturales del Día Mundial del Refugiado adaptadas al contexto de la nueva pandemia de coronavirus. “El Día del Refugiado simboliza para mí un día de gratitud. Al llegar a Brasil, yo y muchas familias en Venezuela fuimos recibidos con gran afecto por los brasileños y la ONU”, dice Isabella Aparício, de 10 años durante la celebración y entrega de las mochilas del ACNUR en Pacaraima.

"Estas mochilas son un regalo del ACNUR que simboliza no solo el inmenso bagaje cultural y la diversidad que traen los refugiados cuando llegan al país, sino también nuestro deseo de que mucho conocimiento y desarrollo se hagan realidad en la vida de estos niños y jóvenes en el futuro”, dice el Representante del ACNUR en Brasil, José Egas.

El lanzamiento del clip "Eu canto" fue una realización del proyecto cultural de la Asociación Internacional Canarinhos da Amazônia, que ha sido respaldado por ACNUR desde 2017 en la ciudad de Pacaraima, frontera entre Brasil y Venezuela. El Coro infantil está compuesto por niños y jóvenes venezolanos y brasileños.

 "Que los sueños se conviertan en fuentes de alegría, esperanza, gratitud y mucha paz"

Extracto de la canción, ‘'Eu Canto'’, una composición interpretada por Canarinhos da Amazônia

En medio de la pandemia de Covid-19, ACNUR y Canarinhos da Amazônia debieron adaptarse para grabar la música y producir el video siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Algunas acciones preventivas adoptadas por el Coro infantil fueron para garantizar la realización de las pruebas respetando la distancia social, con un número reducido de participantes, el cuidado con la higiene en las instalaciones se duplicó, además de la adopción de máscaras por parte de todos los involucrados en el proyecto desde marzo de este año. La grabación de la música y la producción del videoclip requirieron filmaciones y grabaciones de audio de cada músico individual.

Otros socios del ACNUR que trabajan en la respuesta humanitaria en Roraima también contribuyeron a la iniciativa musical. Fraternidade sem Fronteiras, el Servicio Jesuita para Migrantes y Refugiados, la Asociación de Voluntarios para el Servicio Internacional y la Fraternidad - Federación Humanitaria Internacional (FFHI) colaboraron con la iniciativa compartiendo videos grabados antes y durante la pandemia del nuevo coronavirus en Brasil. Las imágenes arrojan luz sobre el trabajo social realizado por ACNUR y sus socios en los albergues, además de mostrar la vida cotidiana de la población refugiada en Roraima.

Respecto al momento de celebración del Día Mundial durante la pandemia, Rafael Levy, jefe de la oficina del ACNUR en Pacaraima, enfatiza que este 20 de junio tiene un significado especial: “estamos completando 4 semanas sin casos positivos dentro de los albergues de Pacaraima. " Hoy, la ciudad fronteriza que es la puerta de entrada a Brasil tiene un albergue temporal y un centro de tránsito para la población de refugiados y migrantes. Para Rafael Levy, la celebración de este año es doble: "este es un momento de alegría por celebrar tanto el Día Mundial del Refugiado como esta victoria en la lucha contra Covid-19".

Para Isabella Aparício, miembro del coro de niños Canarinhos da Amazônia, la celebración de este año estuvo especialmente dedicada a los refugiados y migrantes que necesitan fuerza para alcanzar sus sueños. “En nuestra canción hablamos de paz, esperamos que nuestra música ayude a inspirar a todos los refugiados a continuar caminando a pesar de todas las dificultades desde la llegada de Covid-19. Los migrantes no estamos solos y estamos agradecidos de tener a los brasileños como amigos”, dice Isabella.