ACNUR insta a abordar el impacto de la violencia de género en mujeres y niñas refugiadas, desplazadas y apátridas

Mensaje emitido por Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados

Esta joven fue secuestrada y violada en un brutal ataque. Ahora, con ayuda de ACNUR, está empezando a reconstruir su vida.

Esta joven fue secuestrada y violada en un brutal ataque. Ahora, con ayuda de ACNUR, está empezando a reconstruir su vida.  © ACNUR/Vittoria Moretti

Una de cada cinco mujeres desplazadas dentro de sus propios países han sufrido violencia sexual. Por desgracia, la situación se ha agravado a raíz del prolongado impacto que la pandemia de COVID-19 ha tenido en la sociedad, la economía y los derechos humanos.

Desde Afganistán y Colombia hasta la República Democrática del Congo, las mujeres y las niñas han sufrido mayores estragos a causa de los daños  provocados por los conflictos, el desplazamiento y la COVID-19.

Desde marzo del año pasado, ACNUR ha estado reportando que, a raíz de la pandemia, han aumentado la violencia familiar, los matrimonios infantiles, la trata de personas, los abusos y la explotación sexual. Al mismo tiempo, se han erosionado logros que fueron difíciles de alcanzar en materia de igualdad de género.

Abordar la violencia de género requiere de una respuesta conjunta en la que participen donantes, autoridades nacionales, socios humanitarios y sociedad civil, así como comunidades desplazadas por la fuerza, que incluyen mujeres, hombres, niñas y niños.

Previo a la conmemoración del trigésimo aniversario de la campaña de 16 días de activismo contra la violencia de género, hacemos un llamado para que las autoridades nacionales y locales se esfuercen por garantizar y proteger los derechos de las mujeres y niñas refugiadas, apátridas y desplazadas internas.

Las personas desplazadas por la fuerza y las personas apátridas también deben ser incluidas en las respuestas nacionales a la violencia de género. Del mismo modo, los perpetradores deben ser castigados, y quienes sobreviven a este tipo de violencia deben recibir apoyo para sanar y recuperarse.

Se requieren más fondos para financiar los programas humanitarios que buscan erradicar la violencia de género, con inclusión de proyectos de empoderamiento femenino y servicios de respuesta para sobrevivientes.

El apoyo debe canalizarse para que llegue a quienes trabajan en la primera línea, con inclusión de grupos y organizaciones lideradas por mujeres desplazadas.

Erradicar la violencia de género requiere acciones que sean congruentes con el discurso.