Residentes de isla griega abren sus corazones y sus negocios a los refugiados

La pequeña isla griega de Tilos ha acogido y empleado a familias refugiadas de Siria, abatida por la guerra.

Los residentes de Tilos han abierto sus corazones y sus negocios a los refugiados.
© ACNUR

La pequeña isla griega de Tilos tiene una población menor a las 800 personas. Sin embargo, en el último año, se ha convertido en un ejemplo para el mundo, después de que los residentes abrieran sus corazones y sus negocios a 10 familias de Siria, país destrozado por la guerra.


"Desde que me mudé a Tilos, la he llamado la 'Tierra de los Sueños'", dice Kusai Al-Damad, que huyó de Siria y ahora trabaja en una panadería en la pintoresca isla. "Es una sociedad donde todos vivimos juntos en paz".

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y su socio Solidarity Now, con fondos de la Comisión Europea, ha dado hospedaje y clases de idioma para los adultos y los niños por casi un año. Muchos de los refugiados, a quienes se les ha reconocido la condición de refugiado y tienen permiso de trabajo, dicen que quieren quedarse; y para los residentes de la isla, ha sido un honor acogerlos.

"Para que se integren y tengan una vida normal, [los refugiados] necesitan trabajar. Y claro, es un honor para nosotros que quieran quedarse aquí", dijo la alcaldesa Maria Kamma. "¿Hay algo más precioso que el amor humano?".

Por Vania Turner y Bela Szandelszky