Los refugiados de Sudán del Sur hacen que el mercado tenga un éxito vibrante en el Congo

Los refugiados ingeniosos y emprendedores de Sudán del Sur han establecido un mercado exitoso en un rincón remoto de la República Democrática del Congo.

Más de 200 comerciantes congoleses y sudaneses del sur venden alimentos y otros artículos en el mercado.
© ACNUR/Colin Delfosse

Desde alimentos hasta muebles, ropa y cortes de pelo, el bullicioso mercado en el asentamiento de Meri en el noreste rural de la República Democrática del Congo es un pintoresco ejemplo del ingenio de los refugiados y de cómo pueden contribuir a la economía local.


Poco más de un año después de que llegaran los primeros refugiados de Sudán del Sur a esta zona pobre y remota, los puestos que ofrecen una amplia gama de productos y servicios atraen a comerciantes y clientes entre refugiados y residentes congoleños por igual.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, apoya la actividad económica de más de 30.000 refugiados de Sudán del Sur en Meri para ayudarles a ser autosuficientes.

Las subvenciones en efectivo del Programa Mundial de Alimentos, distribuidas con el apoyo del ACNUR, ayudan a distribuir el dinero, y la asignación de tierras agrícolas por parte de las autoridades locales y el suministro de herramientas y semillas por parte del ACNUR y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura contribuyen al emprendedor actividades del acuerdo.

La costurera

La costurera Lilia Fakira, de 30 años, es una refugiada de Yei en Sudán del Sur. "Hago siete vestidos al día, pero mi máquina es muy vieja", dice. El hecho de que los refugiados reciban subvenciones en efectivo ayuda a su negocio, dice la madre de cuatro hijos, ya que el dinero también se usa para comprar ropa: "Después de las distribuciones en efectivo, tengo mucho trabajo".  © ACNUR/Colin Delfosse

El vendedor de ropa

El mercado atrajo a vendedores de entre la población local congoleña. Roger Likamdo, de 35 años, vende telas de colores brillantes conocidas como "pagnes", que las mujeres usan como faldas o que se usan para hacer otras prendas de vestir. "Vendemos mucho a los refugiados de Sudán del Sur. Tenemos buenas relaciones con ellos".  © ACNUR/Colin Delfosse

El fotógrafo

El fotógrafo Victor Garase, de 23 años, huyó de Yei en Sudán del Sur en enero de 2017 después de que hombres armados asesinaran a su padre. Él solo tuvo tiempo de poner su cámara y algo de ropa en una bolsa y correr. Ha abierto un estudio fotográfico en una choza de madera, modesto en comparación con el que tenía en casa.  © ACNUR/Colin Delfosse

Los vendedores de comida

Aproximadamente la mitad de los puestos venden verduras y alimentos producidos localmente.  © ACNUR/Colin Delfosse

El carpintero

El carpintero Richard Lekambo, de 29 años, ha organizado un taller al aire libre. Él hace camas, sillas y mesas, pero él dice que los negocios son difíciles. "Es difícil ganarse la vida".  © ACNUR/Colin Delfosse

El carnicero

Los puestos que venden carne fresca se alinean en una calle del mercado, y son para aquellos que pueden pagarlo. "La vida es difícil aquí", dice el carnicero Simon Jamba Mikita, de 29 años. "El precio de los animales es caro".  © ACNUR/Colin Delfosse

El músico

El músico Isaac Eli, de 19 años, huyó de Sudán del Sur en agosto de 2017 y llegó a Meri, donde espera ganar dinero jugando con su banda, New System. Él mismo ha construido su guitarra. "Tocar música es nuestra única ocupación. Espero que algún día podamos obtener dinero por tocar música".  © ACNUR/Colin Delfosse

El peluquero

"Me fui por la guerra", dice el peluquero, David Luate, de 18 años. "Tengo un promedio de 15 clientes por día". Compró materiales de peluquería en Uganda y cobra 500 francos congoleses (unos 30 centavos de dólar) por cliente.  © ACNUR/Colin Delfosse

La dueña de restaurante

Emeline Amanjou Martine, de 38 años, dirige uno de varios restaurantes pequeños en un extremo del mercado. Ella tenía su propio restaurante en Sudán del Sur y acaba de comenzar un nuevo negocio en Meri conjuntamente con su hermana, Evelyn. Un plato de frijoles y arroz cuesta 2.000 francos congoleños (alrededor de 1,30 dólares). "No tenemos muchos clientes porque hay mucha competencia".  © ACNUR/Colin Delfosse

El encargado de recargas celulares

Varios puestos ofrecen instalaciones de recarga de teléfonos, utilizando energía generada por paneles solares. Denis Mukili, de 17 años, ha trabajado en uno desde que llegó en marzo de 2017 con su hermano. "Gano doscientos francos congoleños (alrededor de 13 centavos de dólar) por cada recarga de teléfono".  © ACNUR/Colin Delfosse

Los mecánicos de bicicletas

Augustino Mana, de 35 años, es una de las varias personas que repara bicicletas fuera del mercado principal. "Cuesta 500 francos congoleses (alrededor de 30 centavos de dólar) arreglar una bicicleta, cuatro veces menos que en Sudán del Sur".  © ACNUR/Colin Delfosse

Por Andreas Kirchhof