Temor a un brote de polio en los campos de refugiados en Etiopía

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR está muy preocupado ante las informaciones recibidas esta semana sobre dos posibles casos de poliomielitis entre los refugiados somalíes en el campo de Bur Amino, en Dollo Addo (Etiopía), y tres posibles casos entre los refugiados somalíes en la comunidad de acogida de la zona. La poliomielitis es una enfermedad vírica altamente contagiosa, que afecta principalmente a los niños pequeños.

En los cinco campamentos de refugiados de Dollo Ado, ACNUR está trabajando en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud etíope, las contrapartes del gobierno local, la OMS, UNICEF, Médicos sin Fronteras y otros socios especializados en materia de salud para coordinar la respuesta. La prioridad inmediata es confirmar el brote, por lo que se han recogido muestras que han sido enviadas a Addis Abeba para la confirmación del laboratorio. Una vez se haya identificado la cepa del virus, se enviará a Dollo Ado la vacuna apropiada para llevar a cabo una campaña de vacunación masiva en los campamentos y en las comunidades de los alrededores.

Además, está previsto que el próximo 27 de enero comience una campaña contra la poliomielitis en todas las regiones del país, que se ampliará para incluir todos los campos de refugiados.

ACNUR y las agencias de salud también han reforzado la vigilancia. A nivel comunitario, se han intensificado los esfuerzos de movilización y sensibilización para dar a conocer los síntomas de la polio, así como los medios para prevenir su transmisión. Dado que el virus de la polio se transmite a través de los alimentos y agua contaminados, nuestros socios encargados del agua y el saneamiento están trabajando para garantizar la prestación de servicios adecuados.

Unos 143.000 somalíes están siendo acogidos en estos momentos en cinco campamentos etíopes en Dollo Ado (186.000 en total en el país). Tan sólo durante el año 2011 llegaron más de 100.000 refugiados somalíes. Dollo Ado es actualmente el segundo mayor asentamiento de refugiados en el Cuerno de África, tan sólo por detrás de Dadaab, situado en el noreste de Kenia, con 443.000 personas. Cerca de un millón de somalíes viven como refugiados en la región, mientras que 1,36 millones se encuentran desplazados en el interior de Somalia.