Diálogos regionales dan voz a las mujeres en el 60.º aniversario del ACNUR

Esta semana en Nueva Delhi, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados dio inicio a una serie de diálogos dirigidos a dar voz a las mujeres refugiadas.

Algunas de las mujeres participantes en el diálogo regional en Nueva Delhi.  © ACNUR/A.Stort

NUEVA DELHI, India, 19 de noviembre (ACNUR) – Esta semana en Nueva Delhi, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados dio inicio a una serie de diálogos dirigidos a dar voz a las mujeres refugiadas y una oportunidad para influir en el cambio durante el trascendental 60º aniversario del ACNUR.

Más de 120 mujeres y niñas, así como 70 hombres, asistieron al evento de cuatro días, que concluyó el viernes en la capital india. Los organizadores, ACNUR y el Centro de Investigación de Refugiados de la Universidad de Nueva Gales del Sur llevarán a cabo diálogos similares en Bangladesh, Colombia, Jordania, Uganda y Zambia a partir de la fecha hasta finales del mes de abril.

El ACNUR espera que los diálogos regionales representen una parte importante en la determinación de lo que a las mujeres refugiadas les gustaría que los gobiernos se comprometan a hacer en la reunión a nivel ministerial de los Estados Parte de la Convención de Refugiados de 1951 de las Naciones Unidas y de las dos convenciones sobre apatridia de la Naciones Unidas, que se realizará en diciembre de 2011. La reunión es una parte importante de las actividades que marcarán las convenciones durante el 60.º aniversario de ACNUR.

La agencia para los refugiados espera que este proceso lleve a los Estados a comprometerse a tomar acciones concretas para fortalecer la protección internacional, proporcionar soluciones permanentes, resolver la situación de los refugiados y definir enfoques con miras al futuro para enfrentar los desafíos del desplazamiento forzado.

Los refugiados de Afganistán, Myanmar, Somalia que participan en la reunión de esta semana en Nueva Delhi hablaron con los donantes, funcionarios del gobierno y personal del ACNUR acerca de los problemas que enfrentan a diario, que incluyen la falta de documentación apropiada, alojamiento inadecuado, abuso sexual y psicológico fuera del hogar, falta de seguridad y muchos otros problemas. También propusieron formas para aligerar sus problemas.

A pesar de la gratitud que sienten por el asilo que reciben en India, los refugiados indicaron que enfrentan muchos retos. "Nuestros hijos pueden ir a la escuela, pero temo por su seguridad ya que los niños del lugar les molestan, se ríen de ellos, se burlan de su color y de su ropa y a veces incluso les pegan o amenazan", dijo una madre somalí que escapó de su país hace cinco años.

Mientras tanto, un refugiado de Myanmar habló sobre los problemas de encontrar un lugar para vivir. "Sin la documentación apropiada es casi imposible alquilar un lugar. Mucha gente vive en una habitación pequeña ya que no podemos pagar mucho", dijo, y añadió: "A veces somos tantos que no podemos recostarnos en el cuarto".

"Creo que los diálogos son útiles. Aunque ya teníamos conocimiento de muchos de los problemas, también nos enteramos de nuevos problemas relacionados específicamente con las mujeres", dijo Montserrat Feixas Vihe, Jefa de la misión del ACNUR en India. "Los diálogos ayudaron a fortalecer la relación con y entre los refugiados en Nueva Delhi, y fortalecieron a aquéllos que a menudo sienten que no se les escucha".

Muchos de los temas abordados en Nueva Delhi son áreas de protección que afectan a todos, tales como alojamiento, sustento y educación y tienen un gran impacto sobre la vida familiar, dijo Eileen Pittaway, de la Universidad de Nueva Gales del Sur. "Muchos hombres nos dijeron que se sienten furiosos, indefensos y desesperanzados porque no pueden proteger a sus propias esposas, madres e hijas a pesar de la protección provista por el gobierno y que necesitan la oportunidad de discutir esto".

El ACNUR en India se ocupa principalmente de los refugiados de Myanmar. Afganistán y Somalia, 15.000 de los cuales vive en áreas urbanas.

Por Astrid van Genderen Stort en Nueva Delhi, India