ACNUR alerta contra deportaciones a Iraq desde Europa

UNHCR urges that Iraqi asylum applicants in Europe continue to receive international protection amid fears that some Iraqis may be sent back home. [for translation]

Un refugiado iraquí juega con su hija en un centro de acogida en Europa.  © ACNUR/B.Szandelszky

GINEBRA, 8 de Junio (ACNUR) – El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) declaró el pasado martes que los solicitantes de asilo iraquíes en Europa deberían seguir recibiendo protección internacional ante el temor de que algunos países puedan devolver ciudadanos iraquíes a su país.

"ACNUR entiende que cuatro países – Países Bajos, Noruega, Suecia y el Reino Unido – están organizando un traslado forzoso de ciudadanos iraquíes a Baghdad, Iraq, a finales de esta semana", dijo la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, a los periodistas en Ginebra, al tiempo que añadió que la agencia no había recibido información confirmada sobre el número y el perfil de los individuos, ni si alguno había pedido protección.

"Nuestra posición y consejo a los gobiernos es que los solicitantes de asilo iraquíes, originarios de las provincias de Baghdad, Diyala, Ninewa y Salah-al-Din, así como los de la provincia de Kirkuk, deberían seguir beneficiándose de la protección internacional en la forma del estatuto de refugiado, en conformidad con la Convención de 1951, u otra forma de protección, dependiendo de las circunstancias de cada caso", aseveró.

Fleming puntualizó que la posición de ACNUR refleja la inestable situación de seguridad y el alto nivel de violencia, incidentes de seguridad y violación de los derechos humanos que tienen lugar en estas zonas de Iraq. ACNUR considera que las amenazas indiscriminadas de muerte, a la integridad física o la libertad, como resultado de la violencia o de acontecimientos que perturban seriamente el orden público, son razones válidas para la protección internacional.

"ACNUR comprende que las necesidades de protección internacional de los iraquíes son llevadas a cabo por las autoridades de asilo en Europa así como en otros lugares de forma individual. Instamos a estas autoridades a asegurarse de que la situación en Iraq en su totalidad, incluyendo el importante nivel de inestabilidad, sea considerada en sus evaluaciones", dijo Fleming en sesión informativa a la prensa.

Mientras que algunos han propuesto que los iraquíes devueltos puedan residir en otras partes del país diferentes a las de origen, la posición de ACNUR es la inexistencia de una alternativa de huída interna, debido al alto nivel de violencia en Baghdad, Diyala, Kirkuk, Ninewa y Salah Al-Din, y a las restricciones en las posibilidades de acceso y residencia en diversas provincias, así como las dificultades a las que se enfrentan los retornados, incluso para asegurar la supervivencia en las áreas de reinstalación.

La insurgencia continua en Iraq y la violencia han llevado a un desplazamiento interno y transfronterizo a gran escala de la población iraquí, con una mayoría de refugiados viviendo en Siria y Jordania. A ACNUR le preocupa que el retorno forzado desde Europa pueda servir como precedente para otros países, especialmente los vecinos de Iraq.