Estados Unidos: Hotel de Baltimore galardonado por contratar a refugiados

Un programa que ofrece oportunidades laborales a los refugiados en Baltimore ha hecho ganar al Hotel Hilton el premio al empleador del año.

Rifaat Jasim, un refugiado iraquí, lleva tres meses trabajando en el Hilton Baltimore.  © ACNUR/T.Irwin

BALTIMORE, Estados Unidos, 18 de febrero (ACNUR) – Menos de dos años después de su puesta en marcha, un programa que da oportunidades laborales a los refugiados en Baltimore ha hecho ganar al Hotel Hilton el premio al empleador del año y una mención honorífica del gobernador del Estado.

En la actualidad, el hotel emplea a tiempo completo a 65 ex refugiados, la mayoría en servicios de mantenimiento y limpieza. Sin embargo, son disponibles oportunidades de carrera en la industria hotelera, en la misma empresa, para aquellos empleados que se sepan demostrar sus habilidades.

Trudy Bauer, directora de recursos humanos del hotel, explicó que la disposición a contratar a recién llegados a Estados Unidos, con competencias limitadas o escaso conocimiento del inglés, deriva del compromiso del hotel con la diversidad cultural. "De inmediato nos quedamos impresionados por su motivación. Querían trabajar. Algunos empleadores son reacios a contratar a personas que aún se están adaptando a la vida en los Estados Unidos, pero nuestra experiencia ha sido muy positiva", afirmó Bauer.

El galardón de empleador del año del hotel ha sido presentado por la Oficina Luterana de Inmigración y Asistencia al Refugiado de Baltimore, donde Mamadou Sy trabaja para ayudar a los refugiados recién llegados a asentarse en la ciudad, lo que incluye proveer asistencia para encontrar un trabajo. Sy se reunió con gerentes del Hilton y funcionarios la Oficina de la Alcaldía para la Promoción del Empleo durante la construcción del hotel, en el año 2008, y continúa manteniendo contacto regular sobre nuevas posibilidades de empleo.

"El Hilton Baltimore es una de las empresas de la ciudad que más refugiados contrata y ofrece sueldos relativamente altos a los empleados en puestos de nivel básico", afirmó. "Nuestro equipo asiste al refugiado en todas las fases del proceso. Acompañamos al refugiado a las entrevistas de trabajo y el hotel sabe que puede llamarnos en cualquier momento si se presentan dificultades".

Binki Shresta, refugiada en Estados Unidos tras sufrir constantes amenazas y violencia por parte de los rebeldes maoístas en Nepal, es hoy supervisora del personal de mantenimiento del hotel, que incluye a muchos ex refugiados.

El Comité Internacional de Rescate, otra organización que trabaja en reasentamiento y colabora con el Hilton, le ayudó a encontrar su trabajo. Con un inglés fluido, afirma que al principio tuvo problemas para entender a sus colegas y con otras diferencias culturales. Ahora, confía en que su trabajo le lleve a desarrollar una carrera laboral en el hotel.

Rifaat Jasim trabajaba en la embajada de Estados Unidos en Bagdad como técnico informático cuando él y su familia comenzaron a recibir amenazas de muerte. Llegó a Baltimore en 2009 en el marco de un programa de reasentamiento y lleva tres meses trabajando en el hotel como camarero. Admite que la adaptación no ha sido sencilla.

"La vida en Estados Unidos es buena, pero difícil", afirma. Recibe clases de inglés con la esperanza de poder completar un curso de contabilidad y se muestra optimista ante el futuro. "Será bueno para los niños".