Tragedias en alta mar dejan más de 300 muertos en el Mediterráneo

The past few days have been the deadliest this year on the Mediterranean for people making irregular crossings to Europe, with at least three vessels sinking. [for translation]

El cuerpo sin vida de un niño es envuelto en una manta después de que un barco que transportaba a 200 emigrantes irregulares del África subsahariana se hundió el pasado viernes frente a la costa de Libia cuando se dirigía hacia Europa.  © AFP/M.Turkia

GINEBRA, 26 de agosto de 2014 (ACNUR) – Más de 300 personas han muerto al intentar realizar travesías marítimas irregulares del Norte de África a Europa en la última semana, lo que supone un incremento del número de muertos este año en naufragios en el Mediterráneo que ya alcanza casi los 1.900, incluyendo unos 1.600 desde junio.

"Los últimos días han sido los más mortíferos de este año en el Mediterráneo en lo que se refiere a cruces irregulares hacia Europa, con al menos tres embarcaciones volcadas o hundidas" dijo Melissa Fleming, portavoz del ACNUR, en una rueda de prensa en Ginebra.

Melissa Fleming contó que el primer de estos incidentes y de mayor envergadura ocurrió el pasado viernes cuando un barco, que supuestamente transportaba al menos 270 personas, volcó cerca de Garibouli, al este de la capital libanesa, Trípoli. Diecinueve personas sobrevivieron, pero la guardia costera de Libia recuperó los cuerpos de otro centenar, incluyendo cinco niños y siete mujeres. Se cree que los 251 pasajeros restantes se ahogaron.

Conforme las declaraciones de los supervivientes, Fleming dijo que "aunque el barco estaba abarrotado subió más gente a bordo antes de partir. Según los testimonios, el barco de repente volcó, atrapando a los de la cubierta inferior". La guardia costera libia ha pedido ayuda en las operaciones de búsqueda y de rescate, así como para recuperar los cadáveres.

En un segundo incidente el sábado por la tarde, la marina italiana rescató a 73 personas y recuperó 18 cuerpos de un bote inflable averiado, a 20 millas de las aguas territoriales libias. Fleming informó que aún faltaban por aparecer 10 personas que se temía que se podrían haber ahogado.

Los pasajeros eran principalmente de Malí, Costa de Marfil, Guinea y Sudán. El bote ya estaba parcialmente desinflado cuando fue descubierto por una aeronave italiana de búsqueda y rescate que les lanzó botes salvavidas a los ocupantes, que ya debatían en el agua.

En un tercer incidente, que tuvo lugar el domingo por la tarde, un barco pesquero que transportaba cerca de 400 personas volcó en el norte de la costa libanesa debido al mal tiempo. La marina y la guardia costera italiana, en una operación conjunta con un buque mercante cercano, rescataron a 364 personas. Hasta el momento, se han recuperado 24 cuerpos y se tema que muchos hayan muerto. Aún no está confirmado el número exacto de desaparecidos.

El principal país de salida para Europa es Libia, donde el empeoramiento de la seguridad ha provocado un aumento de las operaciones de tráfico de personas, pero también ha empujado a refugiados y migrantes a arriesgarse a emprender la travesía marítima para no permanecer en una zona de conflicto.

"A diario, la oficina del ACNUR de Trípoli recibe llamadas de refugiados, solicitantes de asilo y otras personas vulnerables que temen por sus vidas y que solicitan desesperadamente alimentos, agua, medicinas y traslados. Los que deciden ir a Italia llevan a cabo travesías cada vez más largas y arriesgadas a través de nuevos puertos de salida como Bengasi [en el este de Libia]", comentó Fleming.

Fleming también señaló que muchas de las personas que arriesgan sus vidas en el mar para llegar a Europa son refugiados que huyen de los conflictos, de la violencia y de las persecuciones. "Esta dramática situación en las fronteras marítimas europeas exige acciones urgentes y conjuntas por parte de Europa, como el reforzamiento de las operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo, así garantizando que estas medidas de rescate sean seguras y no acarreen el mínimo riesgo para las personas rescatadas", añadió Fleming.

"El ACNUR elogia a la operación de salvamiento Mare Nostrum que está siendo llevada a cabo por la marina y la guardia costera italiana y que ya ha salvado miles de vidas. Cuantos más refugiados y migrantes arriesgan sus vidas en el mar para alcanzar el continente europeo – en su mayoría eritreos, sirios y somalíes – más necesario es tomar medidas urgentes", enfatizó Fleming.

La agencia de la ONU para los refugiados considera que es de vital importancia que los supervivientes de estas tragedias, que a menudo han perdido amigos y familiares, reciban de inmediato apoyo psicológico una vez desembarcados. El ACNUR también ha pedido que se pongan en marcha procedimientos para permitir la identificación de cadáveres recuperados en el mar, proporcionando información clara y rápida para que las familias no se vean sometidas a un sufrimiento adicional e innecesario.

Gracias a la Voluntaria en Línea Alba Noguera por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.