Refugiados y migrantes se enfrentan a un riesgo creciente en la ruta de los Balcanes

Some are registering for asylum in the Balkans while others headed onwards, but both groups face mounting danger. [for translation]

Refugiados sirios tratan de llegar a la frontera griega en su intento de continuar su viaje hasta Europa central.  © ACNUR/G.Moutafis

GINEBRA, 12 de junio de 2015 (ACNUR) – Un número cada vez mayor de refugiados y migrantes que utilizan una ruta tan poco conocida como la de los Balcanes occidentales para llegar a Europa se enfrentan a un riesgo creciente de ser víctimas de maltrato, violencia o accidentes, mientras avanzan siguiendo rutas ferroviarias remotas.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados dijo el pasado viernes que se ha registrado un aumento significativo de hombres, mujeres y niños que caminan durante días por esta ruta, la cual suscita mucha menos atención que las travesías por el mar Mediterráneo.

Algunos se registran como solicitantes de asilo en los Balcanes mientras que otros prosiguen su ruta, pero ambos grupos se enfrentan a un peligro cada vez mayor, según informa el ACNUR.

Adrian Edwards, portavoz del ACNUR, dijo en una reunión con la prensa en Ginebra que la situación es especialmente difícil en la ex República Yugoslava de Macedonia, donde refugiados y migrantes siguen rutas ferroviarias y de montaña, caminando durante días, expuestos a ser víctimas de accidentes de tren, de los elementos naturales o de maltrato y amenazas de los traficantes y las redes delictivas.

Entre 2012 y 2014, el número de personas que se registran como solicitantes de asilo en los Balcanes occidentales aumentó de 5.000 a 20.000.

Este año, estas cifras se han incrementado aún más, dado que en los cinco primeros meses se han presentado en Serbia más de 22.000 solicitudes de asilo, seis veces más que en el mismo período de 2014. Solo en mayo, las autoridades han registrado a 10.000 nuevos solicitantes de asilo.

El ACNUR explica que las autoridades y la sociedad civil en el sur de Serbia se están esforzando para proporcionar ayuda humanitaria básica, registro y alojamiento a los cerca de 200 solicitantes de asilo que se dirigen diariamente a ellas en busca de ayuda, tras cruzar la frontera con la ex República Yugoslava de Macedonia.

Edwards añadió que, según las estimaciones del ACNUR, hay al menos un número equivalente de personas no registradas y posiblemente necesitadas de protección internacional, que se desplazan de manera irregular en la región con la ayuda de traficantes, una gran mayoría de las cuales intenta llegar a Europa occidental a través de Hungría.

La mayoría de las personas que utilizan esta ruta proceden principalmente de Siria, Afganistán, Irak, Eritrea y Somalia. Llegan sobre todo a través de Grecia y, teniendo en cuenta el aumento de desplazados que han llegado por mar a este país, cabe esperar que se incremente el número de personas que emprendan esta travesía.

Desde principios de la década de 1990, el ACNUR ha venido exigiendo que se mejoren los sistemas de asilo en esta región, ya que las capacidades actuales de dichos sistemas no son adecuadas para hacer frente a una avalancha de desplazados de estas proporciones. La organización señala que la situación actual es crítica y exigirá más apoyo y la puesta en marcha de iniciativas conjuntas con la Unión Europea, los gobiernos nacionales y las organizaciones no gubernamentales.

Gracias a la Voluntaria en Línea Luisa Merchán por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.