Brasil: ACNUR y el Ministerio de Ciudadanía renuevan su alianza en favor de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela

Português

Desde 2018, los albergues de la Operación Acogida protegen a personas refugiadas y migrantes de Venezuela en situación de vulnerabilidad.

Desde 2018, los albergues de la Operación Acogida protegen a personas refugiadas y migrantes de Venezuela en situación de vulnerabilidad.  © ACNUR/Adriana Duarte

BRASILIA – Con el fin de promover la asistencia humanitaria y la reubicación interna de las personas refugiadas y migrantes en situación de vulnerabilidad y garantizar su acceso a la asistencia social en Brasil, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados y el Ministerio de Ciudadanía (MC) de Brasil ampliaron por dos años más una alianza que protege a esta población en el país desde 2018. 

La renovación tuvo lugar mediante una extensión del Acuerdo de Cooperación Técnica (ACT) vigente hasta finales del año pasado. Ahora, el acuerdo sigue siendo válido hasta diciembre de 2023.  

La alianza entre ACNUR y el MC, que ha beneficiado principalmente a personas refugiadas y migrantes de Venezuela, busca desarrollar estrategias de orientación hacia los servicios de protección social y de integración socioeconómica de estas personas, garantizando soluciones humanitarias que aseguren la asistencia y la reubicación interna de quienes están en Roraima a otros estados del país.

La reubicación interna es una estrategia del Gobierno Federal que lleva a cabo la reubicación voluntaria de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela que están en los estados de Roraima y Amazonas a otras partes del país, donde tienen mejores oportunidades económicas y sociales de integración.

Plan de Trabajo – Con la renovación del ACT, se estableció un Plan de Trabajo Anual con acciones a implementar por ambas organizaciones, incluyendo el apoyo a la recepción, identificación y evaluación, asistencia, reubicación interna y medidas de salud, así como la gestión de los albergues de la Operación Acogida – la respuesta humanitaria del Gobierno brasileño al flujo de personas refugiadas y migrantes de Venezuela al país.  

El plan de trabajo también prevé el apoyo a los estados y municipios que participan en la estrategia de asistencia y reubicación interna, así como la capacitación de las personas refugiadas, migrantes y los equipos técnicos, la producción y el intercambio de datos, la publicación de directrices técnicas relacionadas con el tema y la provisión de equipos de apoyo técnico.

El flujo de personas refugiadas y migrantes de Venezuela a Brasil comenzó a mediados de 2016 y se ha intensificado desde entonces, a pesar de las restricciones de movilidad impuestas por la pandemia de COVID-19. Como consecuencia de la llegada de estas personas con grandes necesidades humanitarias, el Gobierno federal lanzó en 2018 la Operación Acogida, actuando principalmente en el estado de Roraima, en la frontera con Venezuela. 

El continuo aumento del número de personas refugiadas y migrantes ha amplificado la demanda local de asistencia social, salud y seguridad, alterando la rutina de las ciudades y sus poblaciones, extrapolando la capacidad instalada de la red de asistencia social del Sistema Único de Asistencia Social (SUAS) en el estado de Roraima, y exigiendo respuestas urgentes y de emergencia.

De esta manera, se establecieron albergues temporales para acoger y proteger a los grupos más vulnerables, brindando servicios de salud y alimentarios. Actualmente, hay 12 de estos albergues en el estado de Roraima, donde se acogen a unas 7.500 personas. 

Ante este flujo de personas refugiadas y migrantes de Venezuela a Brasil, el Gobierno federal ha lanzado la estrategia de reubicación interna, que lleva a estas personas voluntariamente a otras partes del país. La estrategia también incluye el alojamiento temporal en las ciudades de destino, por lo que la cooperación entre ACNUR y el Ministerio de Ciudadanía es de alcance nacional. 

En el marco de la estrategia de reubicación interna, el acuerdo prevé que ACNUR y MC proporcionen asesoramiento técnico a otros estados y municipios con el fin de identificar y apoyar la ampliación de las plazas de acogida de personas refugiadas y migrantes beneficiarias de la estrategia, buscando su integración socioeconómica en las ciudades de destino.

“La cooperación entre el Ministerio de Ciudadanía y ACNUR se producirá mediante acciones conjuntas y alineadas con las políticas nacionales de asistencia social. De esta manera, esperamos garantizar la asistencia social de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela desde la frontera hasta el alojamiento, ya sea en el norte del país o en otras regiones, el fortalecimiento de las capacidades de las redes locales para servir a este público”, afirmó el Representante de ACNUR en Brasil, José Egas. 

De acuerdo con datos del Gobierno federal, más de 650.000 personas venezolanas han entrado a Brasil como consecuencia de la grave crisis social, económica y política de Venezuela, y aproximadamente 280.000 permanecen en el país.

A través de la estrategia de reubicación interna, más de 66.000 personas ya han sido reubicadas voluntariamente desde Roraima a otras partes del país, encontrando mejores condiciones de integración social y económica para reconstruir sus vidas con dignidad.