Emergencia en República Democrática del Congo

Las nuevas olas de inestabilidad en la República Democrática del Congo han desplazado a más de 4,5 millones de personas desde enero de 2017, principalmente en las regiones de Kasai, Tanganyika, Ituri y Kivu. Cientos de miles más han huido a Angola, Zambia y otros países.

Las personas están huyendo de sus países a un ritmo preocupante, mientras la violencia destruye sus vidas y los medios de vida en el país.

Dona Ahora

Más de 826.000

refugiados de la República Democrática del Congo se albergan en países africanos (hasta el 29 de febrero de 2019)


4,5 millones

personas desplazadas dentro de RDC


Más de 530.000

refugiados de otros países africanos en RDC (hasta el 29 de febrero de 2019)


A marzo de 2019

La República Democrática del Congo (RDC) es una de las situaciones humanitarias más complejas y desafiantes del mundo, donde los múltiples conflictos afectan varias partes de su vasto territorio.

La esperanza floreció cuando la larga y costosa guerra civil terminó en 2003, pero en su lugar ha empezado a ver olas esporádicas de violencias, especialmente en Kivu Norte, donde el impacto de la violencia generalizada y la anarquía persisten.

Ahora, miles de civiles de nuevo se encuentran en una lucha por sobrevivir.

Si bien muchas personas han regresado a Kasai, ellos suelen encontrar una situación de pobreza, donde los negocios y los centros educativos están en ruinas y los miembros de su familia han sido asesinados. Las violaciones a los derechos humanos están aún generalizadas, incluyendo la mutilación física, los asesinatos, la violencia sexual, los arrestos arbitrarios y la detención en condiciones inhumanas. Actualmente, más de 750.000 personas continúan desplazadas dentro de la región de Kasai.

“Hombres armados mataron a mi esposa y a tres de mis hijos. Yo no sé por qué”.

Kadima Kabenge, minero que huyó de los ataques en la Provincia de Kasai

A pesar de que estos conflictos han obligado a muchos congoleños a huir de sus hogares, el país también acoge a más de medio millón de refugiados de países vecinos. El país continúa presenciando nuevas llegadas desde Burundi, República Centroafricana y Sudán del Sur.

El riesgo de desplazamiento es alto, ya que los conflictos políticos y étnicos afectan a muchas áreas. Las necesidades de protección, particularmente de las personas más vulnerables, son enormes, y los desafíos para conseguir ayuda continúan aumentando. Es por esto que resulta vital el fortalecimiento de los servicios de salud pública, saneamiento y agua para prevenir enfermedades.

¿Qué está haciendo el ACNUR para ayudar?

ACNUR está ayudando a las personas desplazadas dentro de la República Democrática del Congo a través de actividades dirigidas a prevenir y responder a la violencia sexual y de género y a fortalecer la protección de las personas vulnerables, incluidas las mujeres y los niños.

También proporcionamos materiales de albergue y asistencia en efectivo a los más vulnerables entre los desplazados y retornados. Fortalecemos organizaciones comunitarias que trabajan por la coexistencia pacífica, mientras trabajamos para encontrar soluciones al desplazamiento.

ACNUR trabaja con la Organización Internacional para las Migraciones para dirigir la coordinación y la gestión de los sitios que albergan a los desplazados internos en Kivu del Norte. 

También seguimos brindando protección y asistencia a los refugiados congoleños en los países vecinos, incluidos los que se vieron obligados a huir durante la oleada de violencia más reciente, en colaboración con las autoridades y los socios.

Los refugiados de países como la República Centroafricana, Sudán del Sur y Burundi, que han buscado seguridad en la RDC, también reciben apoyo y protección vitales a través del ACNUR y sus socios. La mayoría de estos refugiados se asientan en comunidades locales congoleñas y muchos pueden volverse autosuficientes con algún apoyo. ACNUR está buscando activamente soluciones duraderas para estos refugiados, mediante el desarrollo de alianzas estratégicas con el PNUD, el PMA o la FAO, así como buscando reducir los impactos ambientales, especialmente la deforestación, en las áreas de acogida de refugiados.

A pesar de las enormes necesidades, el ACNUR ha recibido menos de una cuarta parte de los 201 millones de dólares necesarios para proporcionar asistencia y protección para salvar las vidas de los refugiados, desplazados internos y otras personas vulnerables en la República Democrática del Congo. Se necesita urgentemente más apoyo. Por favor dona ahora.