Seguimiento del ACNUR a las repatriaciones de Italia

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Varios de vosotros habéis preguntado acerca de los últimos comentarios del Alto Comisionado sobre las recientes expulsiones a Libia de personas interceptadas o rescatadas en el mar desde el 6 de mayo.

La Oficina del ACNUR en Roma ha enviado una carta al Gobierno italiano para señalar que, si bien el ACNUR tiene en consideración los retos que suponen las migraciones irregulares a Italia y a otros países europeos, estamos muy preocupados por el hecho de que la nueva política llevada a cabo por Italia pueda socavar el acceso al asilo en la Unión Europea y pueda comportar un riesgo de violación del principio fundamental de non-refoulement (no devolución), consagrado en la Convención de 1951 relativa al estatuto de los refugiados y en el derecho de la Unión Europea, así como en otros instrumentos de derecho internacional relativos a los derechos humanos. El principio de non-refoulement no comporta ninguna limitación geográfica. Los estados están obligados a respetar este principio donde quiera que ejerzan su jurisdicción, incluyendo en alta mar.

La inquietud de ACNUR se ve reforzada por el hecho de que Libia no es un Estado parte de la Convención de 1951 relativa al estatuto de los refugiados, y no dispone de ninguna legislación nacional de asilo ni de un sistema de protección de los refugiados. Por este motivo, no tenemos la certeza de que las personas que necesiten protección internacional puedan recibir una protección efectiva en Libia.

Sin embargo, el ACNUR intentará proporcionar asistencia humanitaria y protección esencial a las personas que han sido devueltas a Libia por Italia. De acuerdo a las primeras entrevistas que hemos realizado a algunas de estas personas en los centros de detención durante los últimos días, parece que efectivamente existe un cierto número de ellas que solicita protección internacional y que podría tener derecho a dicha protección. Esto incluye, por ejemplo, a personas de Somalia y Eritrea.

Dado que los Estados son responsables por las consecuencias de sus acciones cuando afecten a personas bajo su jurisdicción, solicitamos al Gobierno italiano que readmita a estas personas devueltas por Italia e identificadas por ACNUR como solicitantes de protección internacional. Sus solicitudes de asilo podrían ser de este modo estudiadas de acuerdo a la ley italiana.

ACNUR considera que es fundamental encontrar nuevas formas de asegurar que las medidas de control de la inmigración no impidan el acceso a la protección a las personas que la necesitan.