Llegan más refugiados a Chad tras los recientes enfrentamientos en la República Centroafricana

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Personas refugiadas recién llegadas de la República Centroafricana son recibidas en Chad, el 16 de abril de 2021.

Personas refugiadas recién llegadas de la República Centroafricana son recibidas en Chad, el 16 de abril de 2021.  © ACNUR/Aristophane Ngargoune

Los recientes enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los grupos rebeldes en el norte de la República Centroafricana (RCA) han forzado a más de 2000 refugiados a huir a Chad la semana pasada.

Los recién llegados desde la región de Kaga-Bandoro en la RCA contaron a nuestros equipos en Chad que huyeron de los enfrentamientos, los actos de violencia, el pillaje y la extorsión por parte de los grupos rebeldes cuando las fuerzas gubernamentales se acercaban a ellos. Mientras se dirigían a la frontera, otras personas procedentes de Batangafo y Kabo en la carretera que conduce a Chad hacían lo mismo por temor a los ataques.

Para llegar a Chad, las personas tenían que vadear el río Grande Sido con el agua llegándoles hasta los hombros y llevando sus escasas pertenencias sobre la cabeza. Las personas refugiadas están ahora alojadas en la aldea de Gandaza y en la ciudad fronteriza de Sido, aunque algunas tienen que recurrir a volver a CAR en busca de comida o para salvar lo poco que ha quedado de sus propiedades.

Alojamiento, comida y agua, así como el acceso a saneamiento y atención médica, son las necesidades más urgentes de los refugiados. La capacidad de ACNUR para atender sus necesidades básicas está gravemente limitada por la falta de financiación y recursos.

Los enfrentamientos en el norte de la RCA, reavivados como consecuencia de la rebelión armada tras las disputadas elecciones de diciembre, movilizaron a cientos de miles de personas dentro del país y, a través de las fronteras, hacia los países vecinos. El flujo se ha reducido significativamente desde mediados de marzo después de que las fuerzas gubernamentales y sus aliados recuperaran la mayoría de los bastiones rebeldes. Esto ha permitido volver a sus zonas de origen a 37.000 personas desplazadas internamente que ahora necesitan ayuda para reconstruir sus vidas.

Chad acoge actualmente a unos 11.000 refugiados centroafricanos de un total de 117.000 que han huido a los países vecinos de Camerún, República Democrática del Congo, y la República del Congo como consecuencia de la violencia poselectoral que también ha provocado el desplazamiento de 164.000 personas dentro del país.

La crisis humanitaria de la RCA es una de las operaciones de ACNUR con menos fondos a nivel mundial, con solo el 12% de los 164,7 millones de dólares que actualmente se necesitan, a pesar de la magnitud de los desplazamientos. Cerca de un tercio de la población del país está actualmente desplazada tras una década de inestabilidad.

Para más información sobre este tema, por favor contacte con: