ACNUR advierte sobre el riesgo de nuevas tragedias en el Mediterráneo

La agencia de la ONU para los refugiados ha advertido de que sin una respuesta colectiva e integral a la tragedia ocurrida la semana pasada en Lampedusa, nuevos desastres son inevitables.

Más de 30.000 migrantres hicieron la travesía por mar hacia el sur de Italia en lo que va de este año.  © ACNUR/L.Boldrini

GINEBRA, 11 de octubre (ACNUR) – La agencia de la ONU para los refugiados ha advertido de que sin una respuesta colectiva e integral a la tragedia ocurrida la semana pasada con una embarcación frente a las costas de Lampedusa, nuevos desastres son inevitables.

En una rueda de prensa en Ginebra este viernes, el portavoz del ACNUR Adrian Edwards, declaró que la agencia para los refugiados acogió con satisfacción las declaraciones y acciones de la Comisión Europea y algunos Estados europeos esta semana, sobre la necesidad de prevenir tragedias como esta en el futuro. Entre las necesidades destacadas a principios de esta semana por el Presidente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso, hubo la de fortalecer la capacidad de rescate en el mar y aumentar la vigilancia para rastrear los barcos.

"Se deben usar todos los medios disponibles para mitigar las reales causas que provocan la huida de refugiados en los países de origen", dijo Edwards. "Se debe difundir más información sobre los peligros de los viajes irregulares por mar hacia Europa; debe haber una mejor recopilación e intercambio de información sobre las rutas y los medios de transporte tomados por quienes están huyendo; y debe haber una mejor respuesta con respecto al rescate y la intercepción en el mar". También destacó la necesidad de mejorar los mecanismos para la atención a los recién llegados y las instalaciones de acogida en Lampedusa, fuertemente sobrepobladas.

En Lampedusa hasta la fecha 311 cuerpos han sido recuperados del mar, aunque todavía se desconoce el número total de personas que perdieron la vida en el desastre. Las declaraciones de los 156 sobrevivientes, según informó Edwards, indican que aún falte encontrar los cuerpos de entre 50 y 70 personas.

"El fenómeno de las personas que viajan en pequeñas embarcaciones a través del Mediterráneo hacia Europa es antiguo e involucra cuestiones relativas al asilo y a la migración", dijo el portavoz del ACNUR a los periodistas. "Quienes viajaban a bordo del barco que se hundió frente a Lampedusa la semana pasada eran casi todos eritreos, y probablemente muchos de ellos se encontraban en necesidad de protección internacional".

Entre los sobrevivientes hay personas que habían estado antes en el campamento de refugiados de Shagarab, en el este de Sudán, y el campamento de Mai Aini, en el norte de Etiopía. La ira por las muertes de Lampedusa entre la población del campamento de Mai Aini parece haber sido la causa de los disturbios del pasado fin de semana, que se cobraron la vida de una persona, agregó Edwards.

El portavoz del ACNUR declaró que un más amplio reparto de responsabilidades entre los Estados miembros de la Unión Europea ayudaría en el procesamiento de las solicitudes de asilo y en la búsqueda de soluciones duraderas para las personas en necesidad de protección internacional. También facilitaría la organización de retornos asistidos para las personas con respecto a las cuales se determine que no existe necesidad de protección.

"El ACNUR está a disposición, junto con las organizaciones no gubernamentales socias y la OIM, para ayudar a todos los Estados a trabajar para encontrar soluciones comunes a los problemas que subyacen al accidente de la semana pasada en Lampedusa", dijo Edwards.