Declaración de Vincent Cochetel, coordinador regional del ACNUR para la crisis de refugiados en Europa

UNHCR asks for adequate registration, reception and proper care for refugees and migrants arriving in Hungary. [for translation]

ACNUR

BUDAPEST, Hungría, 8 de septiembre de 2015 (ACNUR) – Nos hemos reunido con las autoridades, aquí en Budapest, y hemos ofrecido la asistencia de ACNUR para afrontar el creciente número de refugiados y migrantes que llegan a Hungría.

Hemos reiterado nuestra petición de simplificar y agilizar el registro, la recepción en puntos de reunión y centros de registro y acogida, y la atención a aquellas personas que llegan buscando protección internacional.

Desde enero de este año, más de 150.000 refugiados y migrantes han entrado en Hungría desde Serbia. La mayoría procede de Siria, Afganistán e Irak, pero también hay personas de otras nacionalidades, como paquistaníes y bangladesíes, así como personas procedentes del África subsahariana.

ACNUR estima que lleguen más personas durante los próximos meses. Ayer, el número de llegadas ascendió a más de 2.700 personas, mientras que la media diaria se ha mantenido en torno a las 2.000 personas desde el mes pasado.

Esperamos que Hungría coopere con ACNUR para ocuparse de las necesidades humanitarias de todas aquellas personas que llegan al país. Es necesaria una mejora de las condiciones de acogida de quienes llegan cada día a Hungría. La pasada noche, había mujeres y niños durmiendo a la intemperie en Rözske, cerca de la frontera con Serbia.

Pedimos a las autoridades húngaras que:

  • Mejoren y coordinen el proceso de registro y permitan que las organizaciones humanitarias asistan a las personas en los puntos de reunión cercanos a la frontera, así como que mejoren las condiciones de acogida de los solicitantes de asilo.

  • Implementen la legislación que ha sido aprobada recientemente de acuerdo con el derecho internacional y de la Unión Europea.

  • Distingan entre aquellas personas que necesitan protección internacional y aquellas que no la necesitan, y, por lo tanto, definan qué procedimientos de retorno deberían llevarwse a cabo de acuerdo con los estándares de derechos humanos.

ACNUR está enviando material de socorro, como tiendas, lonas de plástico y mantas térmicas, con el fin ayudar a quienes entran en Hungría.

Actualmente, unas 30.000 personas están desplazándose en Grecia. Unas 3.000 personas dejan Grecia todos los días con rumbo a la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Serbia y Hungría. Es vital que Europa continúe permitiendo el acceso al territorio a todas las personas que buscan protección aquí.

ACNUR estima que la tendencia de las llegadas a Grecia se prolongará al menos hasta octubre, cuando la navegación del mar Egeo se vuelve extremadamente difícil.

El deterioro de las condiciones en Siria y los países vecinos llevan a miles de sirios a arriesgarlo todo en peligrosos viajes a Europa. Cinco años después del comienzo de esta crisis, y sin solución política a la vista, crece la desesperación y disminuye la esperanza.

El llamamiento de financiación para ayudar a los refugiados sirios en los países vecinos tan solo ha sido financiado en un 37%.

Desde el pasado año la tendencia ha sido muy clara. Como ya intentamos transmitir a los países de Europa, la disminución de la ayuda para los países vecinos de Siria conllevaría una mayor afluencia de refugiados. No se nos escuchó y, como hoy podemos comprobar, Europa no está preparada para recibir a todos aquellos que llegan buscando protección internacional.

Pedimos a la UE que tome una estrategia común y dé pasos firmes para gestionar mejor la presente crisis. Los países deben mostrar su solidaridad con la población más vulnerable del mundo, que viene a Europa en busca de seguridad. No se puede dejar a ningún país afrontar este problema en solitario.

ACNUR quiere agradecer a los voluntarios, ONG y autoridades policiales los esfuerzos realizados para tratar a los refugiados y migrantes con humanidad. ACNUR pide a los Estados europeos que ayuden a las autoridades húngaras a responder a esta situación de emergencia y extender a Hungría el plan de reubicación de Grecia e Italia.

Gracias a la Voluntaria en Línea Sara Román Galdrán por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.