ACNUR, indignado por los tres miembros del personal heridos en un ataque al este de la República Democrática del Congo

Atacantes no identificados abrieron fuego contra un convoy de la ONU que viajaba por el este de la República Democrática del Congo el miércoles. El convoy era escoltado por la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO). Las balas alcanzaron un vehículo de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y tres miembros del personal resultaron heridos. El ataque tuvo lugar en la localidad de Mambassa, en el territorio de Lubero, provincia de Kivu del Norte.

Los tres miembros del personal de ACNUR recibieron asistencia médica de emergencia en el lugar de los hechos. Posteriormente, fueron puestos a salvo por una escolta. Desde entonces han sido trasladados al hospital, donde están recibiendo tratamiento.

Los heridos viajaban en un vehículo de ACNUR claramente identificado. El equipo regresaba a la ciudad de Beni desde la localidad de Kirumba, al sur del territorio de Lubero, después de distribuir ayuda a personas ya desplazadas de sus hogares por la violencia y a familias vulnerables de la comunidad de acogida.

ACNUR está conmocionado e indignado por el ataque y hace un llamamiento enérgico para que se respete el derecho internacional humanitario y de derechos humanos, y se proteja a la población civil y a los trabajadores humanitarios de la violencia, y se garantice que los responsables sean llevados ante la justicia inmediatamente.

Contactos para la prensa: