El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados pide revertir la prohibición de las trabajadoras humanitarias en Afganistán

Una voluntaria afgana participa en un proyecto educativo apoyado por ACNUR en Jalalabad, Afganistán.

Una voluntaria afgana participa en un proyecto educativo apoyado por ACNUR en Jalalabad, Afganistán.  © ACNUR/Oxygen Film Studio

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, se une a los responsables de otras organizaciones humanitarias para pedir a las autoridades de facto de Afganistán que revoquen su directiva que restringe a las mujeres el trabajo con organizaciones no gubernamentales.  

“Impedir a las mujeres el trabajo humanitario es una grave negación de su humanidad. Solo provocará más sufrimiento y penurias a todos los afganos, especialmente a las mujeres, niñas y niños. Esta prohibición debe levantarse”, señaló Grandi.

Más de 500 mujeres trabajan con las 19 ONG socias de ACNUR en Afganistán, atendiendo a casi un millón de mujeres y niñas. Las restricciones más recientes obligarán a la Agencia de la ONU para los Refugiados a interrumpir temporalmente actividades vitales de apoyo a la población afgana, especialmente a mujeres, niñas y niños.

Además de su trabajo proporcionando ayuda humanitaria crítica, el personal femenino está en primera línea liderando los esfuerzos por encontrar soluciones para los afganos afectados por cuatro décadas de conflicto y persecución, entre ellos millones de personas refugiadas y desplazadas internas. En la actualidad, unos 3,4 millones de personas están desplazadas dentro de Afganistán y otros 2,9 millones están desplazadas fuera del país como refugiadas.

“Limitar severamente los derechos de las mujeres afganas y su participación en los esfuerzos humanitarios y de desarrollo puede provocar que haya muchas más familias que se vean forzadas a huir a través de las fronteras como refugiados. También disminuye las perspectivas de soluciones a largo plazo para quienes ya están desplazados como las decisiones de retorno voluntario de muchas personas que se plantean volver a sus hogares para reconstruir sus vidas”, afirmó Grandi.

En las 34 provincias afganas, las mujeres han liderado y han participado activamente en la respuesta humanitaria, y esta participación ha permitido a ACNUR proporcionar asistencia y atención a más de seis millones de afganos desde agosto de 2021. Considerando ya otras muchas restricciones que se habían impuesto hacia las mujeres, este nuevo decreto tendrá un impacto devastador en la población de Afganistán, que se estima en 40 millones de personas.

Para más información sobre este tema, favor de contactar: