Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Colaboración interagencial

Colaboración interagencial

ElFondo interagencial de comunicación y vinculación comunitaria para prevenir la explotación y los abusos sexuales se creó en 2020 en alianza con el Consejo Internacional de Agencias Voluntarias (ICVA) como iniciativa del Paladín del Comité Permanente entre Organismos sobre Protección contra laExplotación y el Abuso Sexual y el Acoso Sexuales. El fondo brinda apoyo a pequeñas organizaciones no gubernamentales que buscan generar consciencia y garantizar que las víctimas sepan dónde y cómo denunciar incidentes de manera segura.

Imagen: La ONG Associazione Italiana Amici de Raoul Follereau (AIFO) y algunos miembros de la comunidad conversan sobre cómo denunciar la explotación y los abusos sexuales. Mozambique. © ACNUR

El fondo

Con el fondo se busca apoyar la labor cotidiana que realizan distintas organizaciones no gubernamentales para, por un lado, garantizar que las personas refugiadas sepan que la asistencia comunitaria no depende de ninguna transacción o intercambio; y, por otro, para prevenir casos de explotación o abuso sexual. El fondo invierte también en esfuerzos comunitarios para garantizar que las personas refugiadas que sean víctimas o sobrevivientes de explotación o abusos sexuales sepan cómo y dónde denunciar de forma segura, lo cual es vital para responder a este tipo de abusos de manera oportuna y siempre con un enfoque centrado en las víctimas.

Nuevas realidades y nuevos retos 

El Fondo ha generado mucho interés entre organizaciones no gubernamentales, organizaciones comunitarias, colectivos expertos en protección y otros actores humanitarios que participan en actividades para prevenir la explotación, los abusos, el acoso y el hostigamiento sexuales. En 2020, el fondo brindó apoyo financiero a diecinueve organizaciones no gubernamentales (ver el listado completo aquí). El apoyo fue muy oportuno considerando el impacto de la pandemia de COVID-19. Además de haber destruido medios de vida en economías que ya eran frágiles, lo cual aumenta el riesgo de explotación y abusos sexuales para las personas que se han visto afectadas por crisis humanitarias, la pandemia ha llevado a la implementación de medidas de aislamiento, las cuales se traducen en obstáculos para que las víctimas denuncien. Existe evidencia que indica que el impacto y los riesgos son mayores para mujeres y niñas.

Imagen a la izquierda: GRID, una organización no gubernamental, colabora con mujeres con discapacidad para que conozcan los servicios de apoyo para prevenir y responder a la explotación y los abusos sexuales. © ACNUR

En 2021, el fondo otorgó subvenciones a 15 organizaciones no gubernamentales y recibió el generoso apoyo de la Oficina Federal de Asuntos Exteriores de Alemania (ver el listado completo aquí). Los proyectos de ONG que han recibido apoyo a través de esta iniciativa han desarrollo materiales de participación comunitaria en aproximadamente 30 lenguas. Estos materiales están dirigidos a más de 20 perfiles distintos en materia de edad, género y diversidad, y se encuentran disponibles en más de 40 formatos, que incluyen videos, impresiones, audios y guías de diálogo comunitario. Además, estos materiales se han compilado en una base de datos que permite realizar búsquedas con el fin de ponerlos a disposición, en formato abierto, para que tanto los miembros del IASC como las partes interesadas en la prevención de la explotación y los abusos sexuales puedan hacer uso de ellos y adaptarlos a sus necesidades. En 2021, todos los proyectos financiados prestaron especial atención a las restricciones y los riesgos relacionados con la pandemia de COVID-19, incluso con respecto a su desproporcionado impacto sobre mujeres y niñas. Estos proyectos pusieron en primer plano las iniciativas comunitarias para apoyar a las personas afectadas en asumir papeles de liderazgo para fortalecer los mensajes y las normas para prevenir la explotación y los abusos sexuales. De hecho, se hizo hincapié en garantizar que los materiales de participación comunitaria solventaran necesidades diversas, incluidas las locales. Aunado a ello, varios proyectos están recibiendo comentarios de la comunidad para fortalecer los mecanismos de retroalimentación y respuesta; y, de ese modo, garantizar que sean accesibles, confiables, asequibles y eficaces.

Un grupo directivo interagencial conformado por voces expertas en materia de prevención de la explotación y los abusos sexuales revisa cuidadosamente las solicitudes elegibles y da especial prioridad a las propuestas que demuestran haber consultado a las personas refugiadas y afectadas (sobre todo, mujeres y niñas), así como haberse esforzado por mantener el involucramiento de estas personas a lo largo del desarrollo del proyecto. Lo anterior incluye llevar a cabo consultas con grupos clave (por ejemplo, personas con discapacidad, personas de identidades de género u orientaciones sexuales diversas, mujeres en la adolescencia y personas en áreas geográficamente aisladas) para garantizar que el contenido de las campañas de concientización sea apropiado y efectivo, y que los canales de comunicación elegidos satisfagan diversas necesidades en la localidad.  

Este grupo experto incluye al ACNUR, ICVA, organizaciones especializadas en el fortalecimiento de la comunicación con las comunidades (con inclusión de Translators Without Borders y la Red de Comunicación con Comunidades Afectadas por Desastres), así como organizaciones que han estado a la vanguardia en la salvaguarda y los mecanismos de denuncia desde la comunidad, tales como UNICEF, Oxfam, OIM, Care International y Girls Not Brides. El Grupo Directivo brinda también apoyo técnico a los proyectos seleccionados. 

Documentos importantes y otros recursos