ACNUR se apresura para ayudar a Beirut tras la enorme explosión

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Un hombre lleva a una niña herida a un lugar seguro tras la explosión masiva en el puerto de Beirut, El Líbano.

Un hombre lleva a una niña herida a un lugar seguro tras la explosión masiva en el puerto de Beirut, El Líbano.  © Ritzau Scanpix

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y otras entidades humanitarias en El Líbano están apoyando la respuesta que lidera el gobierno tras la mortal y devastadora explosión que afectó a Beirut este martes (4 de agosto).

Dado el impacto de esta explosión masiva, ACNUR teme que entre los muertos y heridos pueda haber también personas refugiadas que viven en Beirut. Algunas de las áreas más severamente afectadas por la fuerte onda expansiva incluyen barrios que acogían refugiados y, aunque ACNUR continúa con la evaluación de la situación, ha recibido informes preliminares -pendientes de confirmación- sobre varias muertes entre refugiados en Beirut. La Agencia trabaja con los equipos de rescate y otros trabajadores humanitarios para ayudar en la identificación y apoyo a las familias afectadas. 

Todo el personal de ACNUR se encuentra a salvo.

Los esfuerzos humanitarios más inmediatos de la Agencia se están centrando en tres áreas clave: cobijo, salud y protección.

Centenares de miles de personas han visto cómo sus casas han quedado parcial o totalmente dañadas por la explosión. Las necesidades de cobijo son enormes. ACNUR está poniendo a disposición los materiales de ayuda humanitaria con la que cuenta en los almacenes del país, incluyendo equipos de construcción y refugio, lonas plásticas, pabellones de campaña, así como decenas de miles de materiales de primera necesidad como mantas y colchones para su distribución y uso inmediato. 

La respuesta de ACNUR en el ámbito de la salud sobre la Covid-19 se mantiene en esta nueva emergencia. La semana pasada se completó ya una primera fase con la ampliación del número de camas y capacidad de las UCIs en hospitales, que incluye equipamiento y materiales médicos, ventiladores, entre otros. Dada la saturación en los hospitales, se está acelerando la segunda fase. Este apoyo ayudará a reducir la presión sobre los hospitales -actualmente desbordados- y permitirá que se pueda atender con agilidad a un mayor número de pacientes. Este refuerzo de las capacidades en el ámbito de la salud se pone a disposición de todos los que lo necesiten. 

El ámbito de la protección es otra de las áreas críticas de intervención de ACNUR en la respuesta de emergencia actual, especialmente en el ámbito de la salud mental y el apoyo psicosocial. Los centros de recepción que tiene la Agencia de la ONU para los Refugiados en todo el país, incluyendo Beirut, están abiertos para casos de emergencia, con todas las medidas de distanciamiento y protocolos relacionados con Covid-19. A su vez, el centro de llamadas nacional y las líneas telefónicas regionales han sido dotadas del personal necesario para responder a peticiones de asistencia.

Esta explosión masiva se suma a la ya severa crisis económica que afrontaba el país -que ha sumido en la pobreza a muchos libaneses y personas refugiadas-, crisis, agravada aún más por la pandemia de COVID-19. ACNUR hace un llamamiento a la comunidad internacional para que apoye a El Líbano, muestre solidaridad y proporcione un apoyo a rápido y significativo al país y a su pueblo, que han sido muy generosos con la acogida de refugiados.

Para más información sobre este tema, puede contactar con: