Kenia: estudiante sobresale en escuela patrocinada por Angelina Jolie Pitt

La escuela primaria en Kakuma que la Enviada Especial del ACNUR estableció en 2002 registró una tasa de aprobación del 86 por ciento.

Naomi Chol obtuvo la nota más alta de su distrito, en los exámenes anuales de las escuelas de Kenia; un reconocimiento de su arduo trabajo y de la calidad de la educación que brinda la escuela.  © ACNUR/C.Wachiaya

CAMPO DE REFUGIADOS DE KAKUMA, Kenia, 27 de marzo de 2015 (ACNUR) – Naomi Chol estudió en una escuela subvencionada y patrocinada por Angelina Jolie Pitt, la actriz ganadora de un Oscar y Enviada Especial del ACNUR, pero esta joven sursudanesa de 16 años a su vez se ha convertido en una celebridad en un campamento de refugiados de Kenia.

"Dondequiera que voy, la gente me llama y se acerca a darme la mano", le cuenta a los enviados del ACNUR en el campamento de Kakuma, donde ella estudia en una escuela localmente conocida como la Escuela Primaria Angelina Jolie. La escuela fue creada por la Enviada Especial del ACNUR de 2002, con el fin de educar a niñas con necesidades especiales de protección.

La razón de toda la atención dirigida a Naomi es su excelente desempeño en los exámenes anuales para obtener el Certificado de Educación Primaria de Kenia, los cuales tuvieron lugar en noviembre pasado. Más de 880.000 estudiantes tomaron el examen este año en todo el país y Naomi obtuvo 418 de los 500 puntos máximos posibles -la nota más alta en el distrito donde está ubicado el campamento de Kakuma.

Esa no es la única buena noticia: la escuela, que abrió sus puertas con la inscripción inicial de 150 niñas, registró una tasa de aprobación de exámenes del 86%. Actualmente, aproximadamente 250 niñas estudian allí, incluyendo refugiadas de Sudán, Sudán del Sur, Somalia, República Democrática del Congo, Etiopía, Burundi y Uganda, así como también niñas de la comunidad local.

El éxito de Naomi es un tributo a la calidad de la educación que brinda la escuela de modalidad internado y a la política, promovida por Jolie Pitt y ACNUR, de tratar de asegurar de que todos los refugiados reciban por lo menos educación primaria. Muchas de las 1.500 niñas de la escuela, que dieron sus exámenes este año, esperan poder continuar su educación en la escuela secundaria.

"La escuela ha funcionado consistentemente muy bien desde sus inicios", indicó el oficial de educación del ACNUR, Mohamud Hure, quien agregó que el éxito de Naomi "realza aún más la importancia y el impacto de proporcionar un entorno de aprendizaje seguro para los refugiados". Ella ahora también es un ejemplo inspirador para otros estudiantes. "Estamos orgullosos de lo que Naomi ha logrado", dijo Anyuak, una estudiante de quinto grado.

Naomi sabe que ha tenido suerte con su educación y que las condiciones de algunas otras escuelas en Kakuma y otros lugares son malas, con problemas como el hacinamiento escolar, la falta de maestros calificados y la escasez de equipos y útiles escolares. "Tengo suerte de haber estudiado en una escuela de modalidad internado, ya que me brindó más tiempo para concentrarme en mis estudios. Mis padres también me alentaron mucho y me recordaron siempre de la gran oportunidad que tengo de ir a la escuela", dice Naomi.

Las cosas no eran tan color rosa en el año 2008, cuando su familia huyó del conflicto que en ese momento azotaba la zona donde vivían, el estado del Alto Nilo, en Sudán del Sur, y se trasladó a Nairobi, la capital de Kenia. Sus padres querían que ella tuviera una buena educación, pero no podían pagarla. Decidieron enviar a Naomi a vivir donde una tía en Kakuma, donde fue registrada como estudiante en la escuela primaria en el año 2012.

"Muchas otras niñas del campamento habían abandonado la idea de estudiar", dijo Naomi. "Muchas de mis amigas sólo se quedaban en sus casas y algunas incluso ya estaban contrayendo matrimonio. Yo no quería eso para mí", agregó.

Naomi tiene un objetivo: "Quiero ser neurocirujana. Amo la ciencia y sé que no hay muchas mujeres neurocirujanas en la región, pero yo creo en mi misma", explicó. Ella espera que su próxima escuela, la respetada Escuela Internado Loreto Matunda de Lodwar (una escuela nacional calificada como una de las mejores del distrito) la acerque a su objetivo.

También sueña que se logre la paz duradera en Sudán del Sur, para poder ayudar a reconstruir su país después de tantos años de conflicto, tanto antes como después de la independencia de 2011. "Destacándome en mi educación es el mejor regalo que puedo ofrecerle a mi país, porque con educación uno puede lograr cualquier cosa en la vida".

Su mensaje es bien recibido y compartido por muchos otros estudiantes. Sin embargo, el ACNUR encuentra dificultades para conseguir cupos para todos esos estudiantes de escuela primaria que desean continuar sus estudios en una de las cuatro escuelas secundarias de Kakuma.

Las maestras de Naomi, en Kakuma, confirman este reto y admiten que estudiantes merecedores como ella deben registrarse en buenas escuelas donde puedan continuar sus logros educativos. "Chol es una niña obediente e inteligente", dice Isabella Muthoni, la Directora de la escuela. "Estamos muy orgullosos de ella, y lo que ha logrado no es sólo un gran incentivo para todas las niñas, sino también prueba de que cualquier niña, bajo cualquier circunstancia, puede lograr el éxito".

Cathy Wachiaya y Mohamud Hure, en el campamento de refugiados de Kakuma, Kenia

Gracias a la Voluntaria en Línea Sandra Bertoni por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.