Se necesitan soluciones para frenar la crisis mundial de refugiados, dice Grandi

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados Filippo Grandi subraya la urgente necesidad de encontrar soluciones para las personas desplazadas en todo el mundo.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, durante su primera conferencia de prensa como jefe de la agencia.  © ACNUR/S.Hopper

GINEBRA, 7 de enero de 2016 (ACNUR) – Con un número récord de refugiados y personas desplazadas en todo el mundo, el nuevo jefe de la agencia de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, ha solicitado con urgencia mayores esfuerzos diplomáticos para encontrar soluciones a los conflictos y los abusos que obligan a las personas a huir de sus hogares.

"El ACNUR está navegando por aguas extraordinariamente difíciles", dijo Grandi el jueves en su primera conferencia de prensa desde que asumió el cargo el 1 de enero.

"Se lo debemos, ante todo, a los propios desplazados forzados, pero también se lo debemos a los Estados . . . Estados que están buscando desesperadamente soluciones a las situaciones de refugiados", declaró, y subrayó: "Incluso bajo circunstancias aún más desesperadas tenemos que pensar en la resolución del desplazamiento".

Considerando que ahora existen unos 60 millones de personas desplazadas en todo el mundo como consecuencia de los conflictos desde Sudán del Sur hasta Siria, Grandi se comprometió a trabajar en estrecha colaboración con los socios. Instó a los gobiernos a invertir más energía y recursos para la solución de las guerras y los conflictos y proporcionar soluciones a las causas de las crisis de refugiados.

Grandi resaltó que los países que acogen sobre todo a gran número de refugiados, como el Líbano, que ahora es el hogar de más de un millón de sirios, necesitan una mejor ayuda.

"Tenemos que instar a los Estados a que faciliten la salida de los refugiados no a través del tráfico de migrantes, sino por lo que llamamos las vías legales", dijo antes de destacar el reasentamiento, las visas humanitarias y la reunificación familiar como herramientas que pueden permitir que los refugiados vivan con dignidad.

Después de un año en el que más de un millón de refugiados y migrantes llegaron a las costas de Europa, Grandi dijo que instaría a la Unión Europea a adoptar un enfoque "coordinado y cohesionado" para atender a las personas que buscan seguridad, y advirtió que el resto del mundo estaba observando de cerca la respuesta del continente.

Dijo que si Europa crea barreras y cierra las puertas, el resto del mundo podría hacer lo mismo.

"La UE se está esforzando para realizar un reparto equitativo de la carga de los refugiados dentro de la Unión, dentro del continente", dijo, señalando al mismo tiempo que menos del 10 por ciento de la actual población de refugiados del mundo está realmente en Europa.

"La llegada masiva de refugiados en Europa ha abierto los ojos de esta rica parte del mundo acerca del hecho de que los refugiados tienen enormes necesidades que no son satisfechas".

Grandi también señaló que el ACNUR está dispuesto a ayudar a los refugiados a retornar a sus hogares. Centrándose en los refugiados y las personas desplazadas en Costa de Marfil y Colombia, señaló que cuando progresan los diálogos de paz y el riesgo de conflicto se reduce, entonces las personas tienen la oportunidad de retornar.

Por Alex Court, Ginebra