ACNUR redobla el apoyo para el programa de refugiados en Uganda

Niño refugiado congoleño durante el proceso de registro en el centro de recepción de Kyangwali.  © ACNUR/Michele Sibiloni

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, anunció hoy las nuevas medidas para apoyar el programa del gobierno de Uganda para las personas refugiadas, incluyendo un importante ejercicio de verificación de datos biométricos.

"Nos estamos tomando muy en serio los recientes desarrollos en Uganda. El programa para las personas refugiadas en este país es crucial, debido a la escala de la emergencia y el rol ejemplar que tiene Uganda en la acogida de tantas personas que buscan protección internacional", dijo el Alto Comisionado Auxiliar para las Operaciones, George Okoth-Obbo.

"El primero de marzo, en apoyo al gobierno ugandés, y en conjunto con nuestros socios, presentaremos un importante ejercicio de verificación biométrica de todos los refugiados en Uganda. Este proceso nacional de reinscripción y verificación será clave para ayudar al gobierno a corregir las discrepancias en los datos de los refugiados", agregó Okoth-Obbo.

El ACNUR ya ha desplegado personal, con equipos de emergencia socios, para comenzar el ejercicio. En total, más de 400 funcionarios registrarán refugiados.

El ejercicio de verificación de datos está programado para completarse en septiembre de 2018, incluida la introducción de controles biométricos en los sitios de distribución de alimentos. El probado y probado sistema biométrico del ACNUR ya se utilizó en 48 países de todo el mundo y ayudó a registrar a unos 4,4 millones de refugiados.

Paralelamente, la Oficina del Inspector General independiente del ACNUR sigue rigurosamente sus propias medidas de supervisión y diligencia debida, incluidas investigaciones de varias denuncias graves recibidas en 2017 sobre malversación de combustible, una denuncia de explotación y abuso sexual, licitación irregular de camiones para transportar agua y fraude en adquisiciones y distribución de alimentos.

Uganda inició una investigación en enero después de que los informes recibidos por el ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) alegaran corrupción y grave falta de ética por parte de funcionarios del gobierno involucrados en la asistencia a refugiados.

"Permítanme ser claro: las acusaciones informadas hasta ahora no se centran en el ACNUR. Nuestras investigaciones apuntan a apoyar la investigación lanzada recientemente por el primer ministro ugandés para luchar contra la corrupción y la grave falta de ética por parte de sus funcionarios", dijo Okoth-Obbo, del ACNUR.

"En ACNUR, tenemos cero tolerancia a la mala conducta, el abuso y la explotación. Todos los informes o alegaciones posibles se evalúan a fondo", subrayó Okoth-Obbo.

Las denuncias sobre otros organismos de las Naciones Unidas o socios implementadores se remitieron a las respectivas organizaciones para su investigación interna, y las relativas al personal o las entidades gubernamentales se remitieron a las autoridades de Uganda. El ACNUR está monitoreando de cerca los resultados de estas investigaciones y está cooperando estrechamente con las autoridades ugandesas y otros socios.

El ACNUR también está fortaleciendo su monitoreo y supervisión para prevenir la reaparición de los eventos, incluido el despliegue de más personal superior para ayudar a establecer salvaguardias adicionales.

Estas nuevas medidas se están implementando en un momento en el que el actual Representante está llegando al final de su término, y será reemplazado por un oficial de mayor experiencia.

"Durante su tiempo en Uganda, el Sr. Bornwell Kantande ha demostrado un profundo compromiso, dirigir la operación del ACNUR en un entorno particularmente desafiante caracterizado por múltiples afluencias de refugiados, con Uganda albergando la mayor cantidad de refugiados de cualquier país en África. Después de casi tres años como Representante, pronto se mudará a una nueva tarea y, mientras tanto, continúa disfrutando de mi pleno apoyo y confianza", dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Uganda brinda protección a más de un millón de refugiados y mantiene una política de puertas abiertas para las personas que huyen de los conflictos y la persecución.

"Necesitamos una respuesta fuerte y colectiva que tenga como objetivo fortalecer los programas de refugiados en Uganda, mientras sacamos lecciones de la situación actual", concluyó Okoth-Obbo del ACNUR".

Para mayor información sobre el tema: