Etiopía: Los refugiados eritreos podrán vivir fuera de los campamentos

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

El ACNUR está entusiasmado por la decisión que tomó la semana pasada el gobierno de Etiopía de descomprimir las restricciones de movimiento de los refugiados eritreos a través de la introducción de lo que se llama el esquema 'fuera del campamento'. Esta nueva política permite a los refugiados eritreos vivir fuera de los campamentos y en cualquier parte del país, con la condición de que ellos puedan mantenerse económicamente o que tengan un pariente o amigo en Etiopia que se comprometa a asegurar su manutención.

Este cambio de política es el resultado de las discusiones entre el ACNUR y el gobierno de Etiopía concentradas en posibilitar que los refugiados eritreos puedan vivir fuera de los campamentos. Dado que, previo al referéndum de 1993, Eritrea y Etiopía eran una entidad política unificada, la nueva política es también una respuesta a los deseos y necesidades de los refugiados de fortalecer los lazos personales entre los dos países. Desde el conflicto en la frontera Etiopía-Eritrea a finales de los años '90, más de 60.000 refugiados eritreos cruzaron a Etiopía.

ACNUR da la bienvenida a la nueva política, ya que introduce oficialmente un nuevo enfoque para recibir a los refugiados en Etiopía. Además de permitir a los refugiados de vivir en zonas urbanas, también mejora su acceso a los servicios y contribuye a la construcción de puentes con las comunidades receptoras. También se prevé que la completa implementación de la política reducirá significativamente los costos de asistencia a los refugiados, ya que aquellos que se beneficien con el esquema se podrán auto-sustentar, principalmente a través de mecanismos de apoyo a las familias.

La Agencia espera que esta decisión pueda eventualmente extenderse para incluir a refugiados de otros países también. Muchos refugiados somalíes y de otros nacionalidades viven en pueblos y ciudades de Etiopía con el conocimiento de las autoridades. Hoy en día, Etiopía alberga unos 138,000 refugiados incluyendo a somalíes, eritreos y sudaneses. Más de 36,000 refugiados eritreos viven en tres campamentos y dos centros comunitarios que se convertirán posiblemente en campos de refugiados.

Cualquier refugiados eritreo que resida en campamentos dentro de Etiopía y sin antecedentes penales es elegible como beneficiario del nuevo esquema. La nueva política también ofrece oportunidades de capacitación y de educación, lo cual permitirá eventualmente a los refugiados valerse por sí mismos.

Según la oficina del ACNUR en Addis Ababa, desde que se pronunció la nueva política la semana pasada, un buen número de refugiados eritreos ya planean hacer uso de esta oportunidad.