Urge más ayuda en países de primer asilo para contener el éxodo de refugiados

La agencia de la ONU para los refugiados ha repetido su llamamiento a incrementar y mejorar la ayuda en los países de primer asilo, como el Líbano, Jordania y Turquía.

Basura y deshechos obstruyen un canal al lado de un asentamiento de refugiados sirios, que viven en una tierra arrendada en los campos de las afueras de Zahle, en el Líbano.  © ACNUR/Bryan Denton

GINEBRA, 26 de agosto de 2015 (ACNUR) ‐ Para ayudar a evitar que más personas que huyen de Siria se dirijan hacia Europa, la agencia de la ONU para los refugiados ha repetido su llamamiento a incrementar y mejorar la ayuda en los países de primer asilo, como el Líbano, Jordania y Turquía, que ahora acogen a más de cuatro millones de refugiados.

No obstante, ACNUR señaló que a pesar de la necesidad urgente de financiación, el Plan Regional para los Refugiados y la Resiliencia (3RP) para la situación en Siria sigue infradotado, con solo el 33% del monto total requerido conseguido hasta ahora.

Más allá de las fronteras inmediatas de la Unión Europea, en los países vecinos de Siria el número de refugiados continúa creciendo tras las nuevas inscripciones en Turquía y ha llegado a las 4.089.023 personas. Muchas de ellas, agotados hace tiempo sus ahorros, viven ahora en una pobreza extrema.

El incremento neto en las cifras se ha casi nivelado tras la reciente desactivación de alrededor de 58.000 personas de la base de datos de refugiados del Líbano.

En toda la región vecina de Siria, ACNUR lleva a cabo, de manera periódica, ejercicios de verificación para actualizar la información sobre los refugiados sirios inscritos, para analizar sus necesidades y desactivar los expedientes de aquellos que se considera que ya no están presentes en el país de asilo, después de haber hecho varios intentos de contactar con ellos.

Los refugiados sirios en el Líbano, como los que se encuentran en el resto de la región, se están enfrentando a penurias crecientes. Tras más de cuatro años de crisis, sus ahorros y recursos hace mucho que se agotaron.

Los resultados preliminares de un estudio reciente sobre vulnerabilidad llevado a cabo por varias agencias de la ONU muestran que el 70% de las familias de refugiados sirios en Líbano viven bajo el umbral de la pobreza nacional, que es de 3,84 dólares estadounidenses por persona y día -- cuando en 2014, la cifra era del 50%.

Este mismo estudio ha puesto de manifiesto un incremento en el número de refugiados que no tienen suficientes alimentos y, por tanto, están adoptando comportamientos perjudiciales para salir adelante, incluyendo la compra de alimentos a crédito, sacar a los niños de la escuela y ejercer la mendicidad, que ha aumentado un 30% desde el año pasado.

"Un cuadro similar se está generando en Jordania, donde una reciente evaluación sobre vulnerabilidad descubrió que más del 85% de sirios que viven allí lo hacen por debajo del umbral de la pobreza nacional, fijado en este caso en 3,2 dólares estadounidenses al día", dice un portavoz de ACNUR.

Según cifras recientes, los 4.089.023 refugiados sirios que se encuentran en los países de acogida vecinos de Siria incluyen a 1.113.941 refugiados en el Líbano, 629.245 en Jordania, 250.408 en Irak, 132.375 en Egipto y 1.938.999 en Turquía, donde son las autoridades turcas las que llevan a cabo las inscripciones. Además, unos 24.000 refugiados sirios están inscritos en otros países en el norte de África.

Gracias a la Voluntaria en Línea Esperanza Escalona Reyes por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.