ACNUR suspende sus operaciones en el Centro de Reunión y Salida de Trípoli por la inseguridad

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha anunciado hoy, jueves 30 de enero, la suspensión de sus operaciones en el Centro de Reunión y Salida (GDF, por sus siglas en inglés) en Trípoli, Libia. Ante el recrudecimiento del conflicto se teme por la seguridad y la protección de las personas que se encuentran en las instalaciones, los trabajadores de ACNUR y sus socios.

"Lamentablemente, ACNUR no ha tenido más remedio que suspender su trabajo en el Centro de Reunión y Salida en Trípoli dado que a solo unos pocos metros de las instalaciones que acogen a refugiados y solicitantes de asilo se están llevando a cabo ejercicios de entrenamiento con personal policial y militar", ha explicado Jean-Paul Cavalieri, Jefe de la Misión de ACNUR en Libia.

"Tememos que toda la zona se convierta en un objetivo militar, poniendo aún en mayor peligro las vidas de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y otros civiles", añadió.

ACNUR ha comenzado a trasladar a lugares más seguros a decenas de personas refugiadas en situación de mayor vulnerabilidad que ya habían sido identificadas para su reasentamiento o evacuación a terceros países.

Además, ACNUR va a facilitar la evacuación de otros cientos de personas hacia áreas urbanas. Entre ellas, cerca de 400 solicitantes de asilo que tuvieron que abandonar el centro de detención de Tajoura tras el ataque aéreo del pasado mes de julio, así como unos 300 solicitantes de asilo procedentes del centro de detención de Abu Salim que llegaron al Centro de Reunión y Salida después de que las autoridades les pusieran en libertad de forma espontánea. Todos ellos recibirán asistencia económica, artículos de primera necesidad y atención médica en el centro comunitario de día gestionado por ACNUR en Trípoli.

"Otros aspectos relevantes de nuestro trabajo en Libia prosiguen su curso con normalidad y esperamos poder retomar nuestra labor en el Centro de Reunión y Salida tan pronto como la situación de seguridad lo permita", ha declarado Jean-Paul Cavalieri.

El pasado 2 de enero, ACNUR expresó su seria preocupación después de que tres granadas de mortero impactaran cerca de este centro y algunos fragmentos cayeran cerca de un almacén situado en el interior del complejo.

El Centro de Reunión y Salida, que se encuentra bajo la jurisdicción del Ministerio del Interior, fue concebido como un lugar de tránsito para acoger a los refugiados para los que se había identificado alguna solución fuera de Libia y que estaban pendientes de evacuación. Desde diciembre de 2018, cerca de 1.700 personas refugiadas que habían estado en detención pudieron ser evacuadas fuera de Libia hacia lugares más seguros tras su paso por el Centro de Reunión y Salida. Desde el mes de julio, unas 900 personas han ido llegando al centro de forma espontánea, dando lugar a una situación de masificación y al cese de su funcionamiento como centro de tránsito.

ACNUR sigue pidiendo con urgencia a todas las partes en el conflicto de Libia que protejan a los civiles, así como a las infraestructuras civiles.  

Para más información, por favor contactar: