Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Decenas de miles de nuevos desplazados por Boko Haram en Níger

Historias

Decenas de miles de nuevos desplazados por Boko Haram en Níger

El ACNUR y sus socios se esfuerzan por ayudar a cerca de 100.000 personas que han huido de sus hogares a la región de Diffa, Níger, por ataques perpetrados por el grupo Boko Haram en Nigeria.
19 Enero 2016 Disponible también en:

GINEBRA, Suiza, 19 de enero de 2016 (ACNUR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados y sus socios se esfuerzan por ayudar a unas 100.000 personas recientemente desplazadas a la región de Diffa, en el sureste de Níger, que han huido de los ataques perpetrados en las últimas semanas por el grupo insurgente nigeriano Boko Haram.

El equipo del ACNUR en Níger afirma que la situación es muy grave, con una acuciante escasez de albergue y materiales de primera necesidad para los desplazados. Entre ellos se incluyen habitantes de aldeas locales, desplazados internos de Níger, personas que se han visto forzadas a desplazarse en varias ocasiones.

También se están viendo afectados los refugiados nigerianos que residían con familias de acogida o en asentamientos en una franja de territorio de unos 10 a 30 kilómetros situada entre el río Komadougou y la Carretera Nacional No. 1 de Níger. Unas 170 localidades en la región de Diffa han quedado desiertas tras la huida de la población.

"El ACNUR está reasignando los recursos disponibles para ofrecer albergue de emergencia y cubrir otras necesidades básicas, y solicita a los donantes un esfuerzo extra para ayudar a esta población vulnerable en Diffa", afirmó el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards, durante una conferencia de prensa en Ginebra el martes (19 de enero).

Adrian Edwards destacó que las autoridades prevén que un aumento del número de personas que huyen de esta volátil zona fronteriza en cuanto se inicie la estación seca, en cuestión de semanas, y se reanuden las operaciones militares de Nigeria.

Los nuevos desplazados han buscado albergue a lo largo de la Carretera Nacional No. 1 de Níger, que une la capital, Niamey, con el este del país. El ejército de Níger no ha podido asegurar la protección de los pueblos y asentamientos de desplazados porque están diseminados en una extensa área y los ataques normalmente tienen lugar durante la noche.

Muchos de los desplazados recientemente han buscado albergue en Koublé, situado a unos 910 kilómetros al este de Niamey, en la Ruta Nacional No. 1, y cuya población normal es de solo 300 habitantes. Un equipo del ACNUR visitó el pueblo, donde halló una población mixta compuesta por refugiados nigerianos, lugareños y desplazados internos.

El gobierno local recientemente ha llevado a cabo un registro provisional en Koublé para determinar el número de desplazados que han llegado hasta allí desde noviembre de 2015, contabilizando más de 10.000 personas de 20 localidades, entre ellas refugiados nigerianos que habían huido de sus hogares desde 2013.

En Koublé, al igual que en otras localidades situadas en una franja de 100 kilómetros a lo largo de la Ruta No. 1, hay personas que viven el albergues improvisados junto a la carretera. Las familias recién llegadas cuentan con escasas instalaciones sanitarias y tienen que recorrer a pie una larga distancia para conseguir agua en los puntos de distribución. El socio humanitario del ACNUR, Médicos Sin Fronteras, está proporcionando atención médica y saneamiento, pero necesita un mayor apoyo. Asimismo, muchos niños no tienen la posibilidad de asistir al colegio. Aunque el Programa Mundial de Alimentos está atendiendo la demanda de comida en la región de Diffa, hay una necesidad urgente de otros tipos de asistencia, especialmente de cobijo.

"Se precisa ayuda urgente y el ACNUR se ha ofrecido para llevar a cabo un registro más completo que facilitará la identificación de las necesidades más apremiantes, especialmente teniendo en cuenta que muchos refugiados y habitantes locales se han visto forzados a desplazarse en varias ocasiones en los últimos meses, y pueden haber sido contabilizados por partida doble, o en ninguna ocasión", declaró Edwards.

En estas circunstancias, proporcionar asistencia y albergue resulta aún más difícil, ya que las personas están viviendo en asentamientos improvisados en lugar de en un campamento con mejores condiciones de seguridad y con acceso a agua, atención sanitaria e instalaciones de saneamiento. En este momento, el ACNUR y sus socios están teniendo dificultades para hacer frente a las necesidades.

El conflicto en el noreste de Nigeria ha forzado a más de 220.300 personas a buscar asilo en países vecinos desde 2013, 138.300 de ellas en Níger (tanto nigerianos como nigerinos), 61.000 en Camerún, y 14.100 en Chad. Asimismo, más de 2,2 millones de personas se encuentran desplazadas en el interior de Nigeria, principalmente en los estados de Adamawa, Borno y Yobe. En Níger, las incursiones de los insurgentes han provocado el desplazamiento de unas 50.000 personas dentro del país.

Las operaciones del ACNUR en Níger están financiadas en un 49 por ciento, con solo 24,9 millones de dólares recibidos frente a una necesidad total de 51 millones de dólares.