Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

Más de 30.000 refugiados huyeron de la violencia en el noroeste de Nigeria en los últimos dos meses

Historias

Más de 30.000 refugiados huyeron de la violencia en el noroeste de Nigeria en los últimos dos meses

La creciente inseguridad obligó a miles de personas, en su mayoría mujeres, niños y niñas, a buscar seguridad en el vecino Níger.
26 de junio de 2020 Disponible también en:
30.000 nigerianos han huido a la región de Maradi, en el Níger, en los últimos dos meses. Debido a la inseguridad en los estados del noroeste de Nigeria, cruzan la frontera a pesar de los temores por la pandemia de COVID-19. La hermana embarazada de Habsou murió en el camino, un viaje que tarde 24 horas a pie. Ahora, Habsou tiene que cuidar a los hijos de amabas ella sola. El 90% de las personas que llegan a Maradi son mujeres, niños y niñas. ACNUR está alejando a los recién llegados de las zonas fronterizas inseguras. Estas personas necesitan alimentos, agua y atención médica con urgencia.

Más de 30.000 refugiados nigerianos han llegado a la región de Maradi, en Níger en los últimos dos meses, triplicando el número de personas que huyeron a esta área desde el año pasado.


Estas personas están huyendo de la creciente inseguridad y de las atrocidades el noroeste de Nigeria, en su mayoría perpetradas por pandillas armadas que roban, saquean, violan y matan.

El último desplazamiento de población fue provocado por un ataque extremadamente violento contra la aldea de Gangara.

Tan pronto como escucharon los primeros disparos, Habsou y su hermana menor Mariama* agarraron a sus hijos y corrieron para salvar sus vidas.

Mariama estaba en avanzado estado de embarazo. El estrés y el miedo de la huida le ocasionaron un parto prematuro. Ella murió, pero su hijo al principio sobrevivió.

Habsou se las arregló para llevar al bebé recién nacido hasta Níger. Pero él también murió unos días después.

  • Lee la historia completa de Habsou y Mariama aquí.

Los “bandidos” nigerianos también entran regularmente a Níger para robar ganado. No dudan en matar cuando lo creen necesario. A pesar de la presencia del ejército, la zona fronteriza no es segura.

ACNUR está organizando actualmente el traslado de algunos de los refugiados a pueblos seguros, a más de 20 km de la frontera.

Aproximadamente 30.000 refugiados han huido de la extrema violencia en el noroeste de Nigeria desde abril, según la ONU. Como resultado, el número de refugiados que ingresaron a Níger casi se ha triplicado con respecto al año pasado y todavía estamos a mitad de 2020. La mayoría de las personas que huyen son mujeres, niños y niñas.

ACNUR está sumamente preocupado por el deterioro de la situación. Los que huyen informan de violencia extrema contra la población civil.

Los refugiados procedentes de Nigeria pudieron buscar protección en Níger a pesar del cierre de las fronteras por la COVID-19. Ahora, ACNUR está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades de Níger para reubicar al menos a 11.000 refugiados a zonas seguras y proporcionarles agua, comida, albergue, atención médica y otra ayuda esencial.

*Nombres cambiados por razones de protección.