Cambio climático y desplazamiento por desastres

Los impactos del cambio climático son numerosos. Los recursos naturales limitados, como el agua potable, probablemente se vuelvan aún más escasos en muchas partes del mundo. Los cultivos y el ganado luchan por sobrevivir en los “puntos calientes” del cambio climático donde las condiciones se vuelven demasiado calurosas y secas, o demasiado frías y húmedas, amenazando los medios de vida y exacerbando la inseguridad alimentaria.

Las personas está tratando de adaptarse al entorno cambiante, pero muchas están siendo desplazadas por la fuerza de sus hogares por los efectos del cambio climático y los desastres, o se están reubicando para sobrevivir. Los nuevos patrones de desplazamiento y la competencia por los recursos naturales agotados pueden provocar conflictos entre comunidades o agravar vulnerabilidades preexistentes.

Las personas desplazadas a través de las fronteras en el contexto del cambio climático y los desastres pueden, en algunas circunstancias, necesitar protección internacional. El derecho de los refugiados, por lo tanto, tiene un papel importante que desempeñar en esta área. ACNUR proporciona protección y asistencia a muchas personas desplazadas por la fuerza por los efectos del cambio climático y los desastres, entre otros, y está trabajando para aumentar su capacidad de recuperación.

El papel del ACNUR en abordar el cambio climático y los desplazamientos relacionados con desastres.

El trabajo de ACNUR sobre el cambio climático y el desplazamiento por desastres abarcan cuatro áreas principales:

  1. Asesoramiento legal, orientación y desarrollo de normativas para apoyar el mejoramiento de la protección de los derechos de las personas desplazadas en el contexto de desastres y cambio climático.
  2. Promover la coherencia de las políticas para garantizar que las cuestiones relacionadas con el desplazamiento de desastres se incorporen efectivamente a las áreas pertinentes.
  3. Investigación para abordar los vacíos que sustentan este trabajo operativo y de políticas.
  4. Actividades en el terreno para abordar el desplazamiento interno y transfronterizo por desastres; para reducir el impacto ambiental de los asentamientos de refugiados y garantizar respuestas sostenibles al desplazamiento; actividades de reducción de riesgos y otras que puedan contribuir a los esfuerzos para evitar, minimizar y abordar el desplazamiento.

A través de su participación en los procesos de políticas globales, ACNUR ha desempeñado un papel pionero en la sensibilización sobre el cambio climático como motor del desplazamiento y la necesidad de abordar la protección de las personas desplazadas en el contexto de desastres.

En 2018, los fenómenos meteorológicos extremos, como la grave sequía en Afganistán, el ciclón tropical Gita en Samoa y las inundaciones en Filipinas, dieron lugar a graves necesidades humanitarias. Según el Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos, se registraron 18,8 millones de nuevos desplazamientos internos relacionados con desastres en 2017. La mayoría de los desplazamientos relacionados con desastres naturales y los impactos del cambio climático son internos, y los afectados permanecen dentro de sus fronteras nacionales. Sin embargo, el desplazamiento a través de las fronteras también ocurre y puede estar relacionado con situaciones de conflicto o violencia.

En todos los casos, las personas desplazadas por desastres tienen necesidades y vulnerabilidades que deben abordarse. Las personas que ya han sido desplazadas por razones distintas a los desastres relacionados con los peligros naturales, incluidas las personas refugiads, apátridas y desplazadas internas, a menudo residen en los “puntos críticos” del cambio climático y pueden estar expuestas a desplazamientos secundarios. Además, los impactos similares en las áreas en las que viven pueden inhibir su capacidad de regresar con seguridad.

ACNUR desempeña un papel de liderazgo en el Grupo Temático Mundial de Protección para proteger y ayudar a las personas que son desplazadas por la fuerza dentro de sus países y no pueden regresar a sus hogares de manera segura. Cuando se les pide que intervengan, pueden desplegar equipos de emergencia y brindar apoyo concreto en términos de registro, documentación, reunificación familiar y provisión de albergue, higiene básica y nutrición. ACNUR también es un invitado permanente al Grupo Directivo de la Plataforma sobre Desplazamiento por Desastres, en seguimiento a la Iniciativa Nansen sobre el desplazamiento transfronterizo por desastres. La Plataforma sobre Desplazamiento por Desastres es una iniciativa dirigida por el Estado centrada en la implementación de la Agenda de Protección de la Iniciativa Nansen.

ACNUR ha desarrollado una guía sobre reubicación planificada junto con la Universidad de Georgetown y otros socios para la reubicación de las poblaciones en riesgo para protegerlas de los desastres y los impactos del cambio climático respetando sus derechos humanos. Además, ACNUR ha brindado apoyo técnico al proceso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático desde 2008, incluso a través del Grupo Asesor sobre Movilidad Humana y Cambio Climático (información disponible en inglés), y en su papel como miembro del Grupo Temático sobre Desplazamientos (TFD) encargado por Comité Ejecutivo del Mecanismo Internacional de Varsovia para las Pérdidas y los Daños.

En 2018, en la implementación del plan de trabajo del TFD, ACNUR encargó un mapeo de las guías y herramientas internacionales y regionales existentes para evitar, minimizar, abordar y facilitar soluciones duraderas al desplazamiento relacionadas con los impactos adversos del cambio climático (en inglés) y contribuyó al desarrollo de recomendaciones para enfoques integrados para evitar, minimizar y abordar el desplazamiento relacionado con los efectos adversos del cambio climático (en inglés) que se presentaron en la COP24 y fueron adoptadas por las Partes. ACNUR mantiene su compromiso de continuar brindando apoyo técnico a las Partes en la implementación del Acuerdo de París y de participar activamente en el TFD bajo su mandato renovado.

¿“Refugiados climáticos”?

El término “refugiado climático” se usa a menudo en los medios de comunicación y en otras discusiones. Sin embargo, esta frase puede causar confusión, ya que no existe en el derecho internacional. Un “refugiado” se define como una persona que ha cruzado una frontera internacional “debido al temor fundado de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política” (Convención de 1951 sobre el Estatuto de los refugiados). En algunos contextos, la definición se extiende a las personas que huyen de “eventos que perturban gravemente el orden público” (Convención de la OUA de 1969; Declaración de Cartagena de 1984). El cambio climático afecta a las personas dentro de sus propios países, y normalmente crea un desplazamiento interno antes de que alcance un nivel en el que desplaza a las personas a través de las fronteras. Puede haber situaciones en las que se apliquen los criterios de refugiado de la Convención de 1951 o criterios de refugiado más amplios de los marcos de la legislación regional sobre refugiados, por ejemplo, si una hambruna causada por la sequía está relacionada con situaciones de conflicto armado y violencia (información disponible en inglés), un área conocida como “dinámica de nexos”. En cualquier caso, el término “refugiado climático” no está respaldado por ACNUR, y es más preciso referirse a “personas desplazadas en el contexto de desastres y cambio climático”.

Dinámica de Nexos

La historia reciente ha sido testigo de movimientos transfronterizos en situaciones donde el conflicto o la violencia han interactuado con desastres o efectos adversos del cambio climático. Sin embargo, la investigación sobre cómo los Estados de destino han utilizado el derecho de los refugiados para brindar protección internacional en estas situaciones complejas ha sido tradicionalmente limitada. Para abordar esta brecha de conocimiento e identificar soluciones políticas y prácticas para fortalecer la implementación de la protección internacional basada en el derecho de los refugiados cuando se producen movimientos transfronterizos en el contexto de la dinámica de nexos, en 2018 el ACNUR emprendió el estudio: Expuestos al daño: Protección internacional en el contexto de las dinámicas de nexos : entre conflicto o violencia y el desastre o cambio climático.

Examina la protección proporcionada a las personas desplazadas a través de las fronteras por los países de destino en situaciones específicas en el Cuerno de África y las Américas, donde el conflicto o la violencia interactúan con el cambio climático o el desastre. Una breve descripción del estudio, que establece el alcance, las observaciones clave y las recomendaciones, está disponible en inglés, francés y español. Los hallazgos del estudio se basan en las consideraciones jurídicas de ACNUR sobre la protección de los refugiados para las personas que huyen de los países afectados por el conflicto y la hambruna e indican que los marcos legales de los refugiados pueden ser aplicables en situaciones donde existen dinámicas de nexos. Sin embargo, todavía hay brechas de datos y de conocimiento en esta área que deben abordarse.