Conmemoración del Día Mundial del Refugiado en Paraguay

La Oficina Regional del ACNUR para el Sur de América Latina, la Vicepresidencia de la República del Paraguay y el Ministerio de Relaciones Exteriores de dicho país, realizaron un acto conmemorativo e inauguraron la muestra de ilustraciones #RefugiArte.

De izquierda a derecha: La Vicepresidenta de la República Alicia Pucheta, el Viceministro de Relaciones Exteriores, Embajador Federico González y el Representante Regional del ACNUR durante la apertura del acto en conmemoración del Día Mundial del Refugiado.   © ACNUR

ASUNCIÓN, Paraguay –  En el Palacio Benigno López, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, se realizó un acto conmemorativo por el Día Mundial del Refugiado, que contó con la participación de la Vicepresidenta de la República Alicia Pucheta, el Viceministro de Relaciones Exteriores, Embajador Federico González, y el Representante Regional de la Agencia de la ONU para los Refugiados para el Sur de América Latina (ACNUR), Michele Manca di Nissa.

En la ocasión, el Viceministro González sostuvo que “el Día Mundial del Refugiado constituye una expresión de solidaridad con las personas que han sido desarraigadas de sus hogares por la guerra o la persecución. No se trata de compartir una carga, sino de compartir una responsabilidad mundial, basada tanto en la idea general de que todos somos humanos, como en las obligaciones muy específicas contraídas en virtud del derecho internacional. Los problemas fundamentales son la guerra y el odio, no las personas que huyen”.

Por su parte, el Representante Regional ACNUR destacó que el Día Mundial del Refugiado es para mostrar nuestra solidaridad con los refugiados y con las comunidades que los acogen. Presentó las cifras del informe sobre “Tendencias Globales”, el cual se publica anualmente en todo el mundo y analiza los desplazamientos forzados en base a los datos recopilados por ACNUR, los gobiernos y otros socios.

El Representante Regional del ACNUR, Michele Manca di Nissa, durante su discurso en el acto de conmemoración por el Día Mundial del Refugiado en la República del Paraguay.  © ACNUR

Refirió que las guerras, la violencia y la persecución han conducido a que el desplazamiento forzado en el mundo alcance un nuevo máximo histórico en 2017, por quinto año consecutivo. A finales de 2017, las personas desplazadas por la fuerza fueron un total de 68,5 millones. De ellas, unos 16,2 millones de personas se vieron forzadas a desplazarse dentro y fuera de las fronteras de su país, ya sea por primera vez o de manera reiterada, lo que deja constancia de la magnitud de la población que se está desplazando, equivalente a 44.500 personas cada día, o a una persona cada dos segundos.

Estuvieron presentes el Presidente de la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE), Ministro Juan Ignacio Livieres, así como Embajadores, Representantes Diplomáticos, y de Organismos Internacionales.

En el marco del Día Mundial del Refugiado se presentó la muestra de ilustraciones "\X64RefugiArte – la crisis de refugiados ilustrada por artistas latinoamericanos".   © ACNUR

Tras el acto hubo una exposición de la muestra “#RefugiArte – la crisis de refugiados ilustrada por artistas latinoamericanos”, con el objetivo de ayudar a concientizar y difundir, a través del arte, sobre las necesidades de protección de las personas refugiadas y desplazadas internas afectadas por la violencia, discriminación e intolerancia en el mundo.

Cabe indicar, que ACNUR lanzó en 2016 a nivel global la campaña #ConLosRefugiados, a través del cual se solicita a los gobiernos a trabajar conjuntamente por los refugiados. La petición tiene un llamado a garantizar que todos los niños refugiados tengan acceso a la educación, todas las familias refugiadas tengan un lugar seguro donde vivir, y todas las personas refugiadas puedan trabajar. En septiembre de 2018 los líderes mundiales volverán a reunirse en la ONU para encontrar un acuerdo sobre nuevas formas de responder a la crisis mundial de refugiados y firmar el Pacto Mundial sobre los Refugiados. “Ahora más que nunca, ayudar a los refugiados debe ser una responsabilidad global y compartida”, enfatizó Manca di Nissa.