Cientos de personas refugiadas y migrantes junto a vecinos y vecinas de Argentina realizaron bicicleteadas para conmemorar el Día Mundial del Refugiado

En la ciudad de Buenos Aires el recorrido se desarrolló por la zona sur.

En la ciudad de Buenos Aires el recorrido se desarrolló por la zona sur.  © ACNUR/Eliana Sarraf

La Oficina Regional de ACNUR para el Sur de América Latina conmemoró el Día Mundial del Refugiado con bicicleteadas en distintas ciudades del país y apoyó actividades que tuvieron como objetivo promover los derechos humanos de las personas refugiadas y migrantes. Además, resaltó la importancia de la integración enlas comunidades locales.

Las bicicleteadas contaron con la participación abierta de la comunidad y tuvieron lugar en la ciudad de Buenos Aires y en las provincias de Mendoza –ubicada en el centro oeste de Argentina–, y Salta, en el noroeste del país.

Bajo el lema “Quien sea, donde sea, cuando sea, toda persona tiene derecho a buscar protección”, personas refugiadas, migrantes y de la comunidad local se unieron para realizar bicicleteadas con el fin de sensibilizar respecto de la realidad del desplazamiento forzado, y, sobre todo, acerca de los aspectos positivos de la integración local.

 

En Buenos Aires, las personas participantes recorrieron algunos puntos emblemáticos de la ciudad, conociendo los barrios de San Telmo, Montserrat, La Boca, Puerto Madero y la Reserva Ecológica. La actividad culminó con un encuentro y almuerzo comunitario.

En Mendoza, diferentes grupos de ciclistas partieron desde las municipalidades de Las Heras, Godoy Cruz y la capital mendocina, para converger en el Espacio Cultural Plaza Independencia, donde actuaron grupos de danzas y ballet de las distintas colectividades residentes. "Es importante que dejemos la xenofobia, que empecemos a unirnos como seres humanos más allá de las fronteras”, dijo Daniela, bailarina y refugiada colombiana.

  • En Mendoza el recorrido partió desde diferentes puntos y tuvo su epicentro en el Parque Independencia.
    En Mendoza el recorrido partió desde diferentes puntos y tuvo su epicentro en el Parque Independencia. © ACNUR/Marcelo Aguilar
  • En la ciudad de Salta luego de la bicicleteada se realizó una feria de emprendimientos.
    En la ciudad de Salta luego de la bicicleteada se realizó una feria de emprendimientos. © ACNUR/Gianni Bulacio

"Creo que andar en bici genera comunidad porque a través de esta actividad física, uno conoce a otras personas, se relaciona con personas" compartió María del Milagro, vecina de Salta. Allí cerró la semana del Día Mundial del Refugiado con una bicicleteada que recorrió diversas avenidas y calles de la ciudad, y culminó con una feria de emprendimientos gastronómicos de personas refugiadas y migrantes y presentaciones artísticas en Campo la Cruz.

A través de las bicicleteadas, ACNUR buscó generar espacios de encuentro a través de actividades recreativas que fortalecen la integración local. En ese sentido, estas acciones permitieron a sus participantes conocer y relacionarse con otros y otras, así como disfrutar de una actividad recreativa que puso el acento en la construcción de comunidades más diversas y solidarias.