Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

ACNUR y Ruanda buscan una solución para refugiados de larga duración

Historias

ACNUR y Ruanda buscan una solución para refugiados de larga duración

ACNUR y el gobierno de Ruanda se comprometen a trabajar juntos para resolver la prolongada situación de refugiados en el país africano en los próximos dos años.
20 de octubre de 2009 Disponible también en:
Some young Rwandan refugees stare at visitors in eastern Congo. UNHCR will work to bring back the remaining refugees. [for translation]

KIGALI, Ruanda, 20 de octubre (ACNUR) – El Alto Comisionado para los Refugiados, António Guterres, y el Presidente de Ruanda, Paul Kagame, llegaron a un acuerdo el martes para trabajar de manera conjunta y resolver el problema de los refugiados de larga duración del país antes del fin de 2011.

"No le deseo a nadie que viva como un refugiado", aseguró Kagame a Guterres, quien está en Ruanda en una visita oficial para evaluar las operaciones de ACNUR y estudiar una propuesta de hoja de ruta que el Alto Comisionado describió como "una solución apropiada y eficaz" a la situación de los refugiados.

La hoja de ruta, que incluirá acciones específicas y puntos concretos, forma parte de una iniciativa de ACNUR para tratar de cerrar el capítulo de los refugiados en Ruanda, Burundi, Angola y Liberia. En última instancia, requerirá invocar la cláusula de cesación del estatuto de refugiado para los exiliados de estos países. António Guterres también habló sobre este asunto con el ministro Christopher Bazivamo el pasado lunes.

Ambas partes analizaron además posibles medidas adicionales para impulsar la repatriación, poner en marcha soluciones eficaces de reintegración y tratar de manera adecuada en materia de protección los casos restantes de aquellas personas que permanezcan en el exilio. "El Gobierno de Ruanda ha reiterado su compromiso de recibir a todos los refugiados ruandeses que opten por regresar a su patria", según un comunicado conjunto, agregando que se han puesto en marcha programas y mecanismos para reintegrar esos refugiados.

Millones de personas, la mayoría de la etnia Hutu, huyeron de Ruanda después del sangriento conflicto étnico de 1994. Desde entonces, 3,4 millones de refugiados han regresado, de los cuales al menos a 300.000 con la ayuda de ACNUR. Sin embargo, entre 60.000 y 65.000 ruandeses todavía viven en países de asilo, incluyendo Burundi, la República Democrática del Congo (RDC) y Uganda.

El Gobierno lleva tiempo pidiendo la suspensión del estatuto de refugiado, asegurando que la paz ha vuelto al país y que los refugiados no tienen nada que temer. António Guterres hizo hincapié en que ACNUR trabajaría con Ruanda y otras contrapartes, incluidos los países de acogida, para resolver este problema. "Ayudaremos a todos los ruandeses a volver y a reintegrarse de manera digna y segura", prometió.

El Alto Comisionado alentó la repatriación voluntaria y pidió a Ruanda que establezca unas medidas de reintegración efectivas. El proceso podría ser acelerado por las campañas de información masivas para reducir los temores de aquellos que estén considerando regresar antes de que sea invocada la cláusula de cesación.

El Alto Comisionado indicó que este programa incluiría visitas de reconocimiento, para que de esta forma los refugiados puedan juzgar por ellos mismos la situación en su país de origen y contar su experiencia a sus familiares y amigos.

ACNUR, Ruanda y los países de acogida se reunirán regularmente para comentar los progresos antes de que sea declarada la cesación del estatuto y para explorar diferentes formas de fomentar el retorno de los refugiados en los próximos dos años. Este programa incluirá paquetes significativos de asistencia a la reintegración y atención especial a las personas con necesidades específicas.

António Guterres manifestó que estaba especialmente preocupado por la situación de los refugiados ruandeses en el este de la República Democrática del Congo, donde sus derechos humanos están amenazados por la persistencia del conflicto. Aseguró que la situación de inestabilidad está también impidiendo que la gente regrese a su país natal desde la RDC.

Durante su visita a Ruanda, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados también ha mantenido encuentros con la comunidad de donantes, jefes de las agencias de la ONU y ONG para explicar el calendario para la cesación del estatuto y conseguir apoyo para un enfoque común. António Guterres tiene previsto reunirse con los refugiados congoleños del campo de Nyabeheke, en el este de la provincia de Gabitso, antes de volar a Uganda para acudir a la histórica cumbre de la Unión de África sobre las personas desplazadas a la fuerza.

Por David Nthengwe, en Kigali, Ruanda