Cerrar sites icon close
Search form

Buscar el sitio de un país

Perfil de país

Sitio de país

La pandemia agrava el hambre de las personas desplazadas en todo el mundo

Historias

La pandemia agrava el hambre de las personas desplazadas en todo el mundo

Con los confinamientos por COVID-19 que privan a muchas personas de empleos e ingresos, un número cada vez mayor de personas refugiadas y solicitantes de asilo pasan hambre.
31 de marzo de 2021 Disponible también en:
En medio de los problemas derivados de las restricciones por coronavirus, las personas desplazadas son particularmente vulnerables a la inseguridad alimentaria.

Cuando Kimberly Virguez finalmente tomó la desgarradora decisión de dejar su natal Venezuela, la escasez de alimentos generalizada la había dejado con 15 kilos menos. En Perú, donde solicitó asilo, rápidamente recuperó el peso.


Pero luego se produjo la pandemia de COVID-19. Kimberly perdió su trabajo, y ella y su esposo tuvieron que empezar a saltarse las comidas para tener suficiente para alimentar a sus gemelos en crecimiento. Después de meses de comer solo una vez al día, Kimberly vuelve a considerar lo que hizo cuando dejó Venezuela en 2018.

“Estamos absolutamente desesperados”.

“Es terrible porque no hay nada que puedas hacer. Las alacenas están vacías, pero debido a las restricciones, no puedes salir y conseguir un trabajo y ganar dinero para la comida”, lamentó Kimberly, quien perdió su trabajo como asistente de cocina cuando el virus comenzó a propagarse mortalmente por América Latina, en marzo de 2020. Luego fue despedida de otro cargo que había ocupado brevemente antes de que Perú cerrara por segunda vez en enero.

“Estamos absolutamente desesperados”, expresó.

Situaciones como la de Kimberly se están desarrollando en todo el mundo, con las restricciones de coronavirus que cuestan cientos de millones de puestos de trabajo en todo el mundo y hunden a un número incalculable de personas en una caída libre financiera. En medio de la recesión, las personas desplazadas, que a veces se ven obligadas a huir de sus hogares con poco más de lo que pueden cargar, son particularmente vulnerables a la inseguridad alimentaria y la desnutrición. Después de sobrevivir lo mejor que pudieron durante el año pasado, muchos ahora se encuentran en una situación desesperada, teniendo que saltarse las comidas, hacer fila en los comedores de beneficencia, recurrir a la indigencia o la búsqueda de sobras de comida.

“Ningún país se ha librado” de los efectos devastadores de la pandemia de coronavirus, señaló un reciente informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Internacional para las Migraciones, que examina los estrechos vínculos entre el hambre y el desplazamiento en el mundo. El informe señala que la mayoría de las personas desplazadas viven en áreas urbanas, donde el impacto económico de la COVID-19 ha sido más pronunciado y donde a menudo son los primeros en perder puestos de trabajo en tiempos de crisis.

El PMA estima que, como resultado de la pandemia, alrededor de 270 millones de personas pueden haber padecido inseguridad alimentaria aguda para fines de 2020. Eso es aproximadamente el doble de los 135 millones que se estima que padecieron inseguridad alimentaria en 2019, un año récord para el hambre. Y dado que se estima que el 80 por ciento de las personas desplazadas en todo el mundo se encuentran en áreas afectadas por altos niveles de desnutrición e inseguridad alimentaria aguda, la pandemia ha empeorado una situación ya desesperada.

Los confinamientos agravan el hambre de las familias afganas desplazadas

Llevar comida a la mesa ha sido una lucha para Chinar Gul, de 45 años, desde 2016, cuando un cohete golpeó su casa en Kunduz, Afganistán, mató a su esposo y la obligó a huir a la capital, Kabul, con sus cinco hijos. Sin su esposo, que había sido el principal sostén de la familia, Chinar no tuvo más remedio que enviar a su hijo de 10 años a recolectar alimentos que los hoteles locales desechaban.

La familia sobrevivió con esos folletos hasta la pandemia, cuando al cerrar la ciudad para detener la propagación del virus, los hoteles de Kabul cerraron también.

Chinar Gul con cuatro de sus cinco hijos. La familia ha dependido de los alimentos que les regalan sus vecinos desde el comienzo de la pandemia.

“Después de eso, estuvimos en problemas”, recordó Chinar. “Durante el encierro, nos saltamos una o dos comidas al día. Solo les estaba dando agua a mis hijos y les decía que les daría comida más tarde”.

Ahora, el hijo de 10 años de Chinar pasa sus días recogiendo basura que pueden quemar para mantenerse caliente, mientras que la familia depende de la comida que le regalan sus vecinos. Cuando los vecinos no tienen nada de sobra, “dormimos con hambre por la noche”, compartió Chinar.

Incluso antes de la COVID-19, décadas de conflicto, desastres naturales recurrentes y una economía débil habían erosionado constantemente la capacidad de millones de afganos para alimentarse por sí mismos. A principios de la pandemia, el país ya se enfrentaba a una de las crisis alimentarias más graves del mundo y, a finales de año, 16,9 millones de personas -un asombroso 42% de la población de Afganistán- se enfrentaba a una “crisis” o niveles de “emergencia” de inseguridad alimentaria. Se estima que este año, casi la mitad de todas las niñas y niños menores de cinco años corren riesgo de desnutrición aguda.

En respuesta, ACNUR y otras organizaciones humanitarias se comprometieron a proporcionar alimentos y otro tipo de apoyo vital a 15,7 millones de personas afganas necesitadas en 2021.

Los recortes de raciones de alimentos agravan las dificultades

La ayuda también es fundamental para apoyar a evitar que las personas desplazadas en África Oriental pasen hambre, particularmente en un momento en que los confinamientos por la COVID-19 han visto agotarse los ingresos de las pequeñas empresas y el trabajo ocasional, pero la reciente escasez de fondos ha llevado a recortar las raciones de alimentos para más de 3 millones de personas refugiadas en la región. ACNUR y el PMA advirtieron que los recortes, que han reducido las raciones a más de la mitad en algunos países, podrían conducir a una mayor incidencia de desnutrición, anemia y retraso en el crecimiento infantil.

“La pandemia ha sido devastadora para todos, pero para las personas refugiadas aún más”, dijo Clementine Nkweta-Salami, Directora del Buró Regional de ACNUR para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos. “A menos que se disponga de más fondos, miles de personas refugiadas, incluidas las niñas y niños, no tendrán suficiente para comer”.

“Solíamos comer dos veces al día. Ahora comemos una vez ”.

Ese es el caso de Vicky Comfort, una joven de 17 años de Sudán del Sur que vive en el alojamiento en el campamento para personas refugiadas de Rhino, en el noroeste de Uganda. Su familia de seis integrantes, ha dependido de las raciones de comida desde que huyó de casa. Pero en medio de un déficit de financiación de 77 millones de dólares para las operaciones en Uganda, que alberga la mayor población de refugiados de África, el PMA se vio obligado a recortar la asistencia alimentaria a unas 1,27 millones de personas refugiadas en febrero, en un 40%.

“Solíamos comer dos veces al día. Ahora comemos una vez”, señaló Vicky, y agregó que ha notado los efectos que la reducción de la ingesta de alimentos de la familia ha tenido en su salud. “He perdido peso y mi sistema inmune es débil. Siempre me estoy enfermando por la mala alimentación”.

Además de saltarse o reducir las comidas, Nkweta-Salami de ACNUR dijo que los recortes de las raciones de alimentos estaban provocando que las personas refugiadas recurrieran a otras “estrategias de supervivencia negativas”, como obtener préstamos con altos intereses, vender sus pertenencias y enviar a las niñas y niños a trabajar.

“A menudo hay desesperación y un sentimiento de no tener alternativa”, explicó.

Basirika Doro, una mujer sursudanesa de 26 años que vive en el alojamiento para personas refugiadas de Imvepi, también en el noroeste de Uganda, dijo que la experiencia del hambre ha llevado a su familia a reconsiderar su decisión de abandonar Sudán del Sur.

“Esto siempre nos obliga a pensar en nuestro país de origen y preguntarnos si no hubiéramos huido a este campamento, tal vez la vida sería mejor”, dijo.

Reporte por Abdul Basir Wafa en Kabul; Peter Eliru en el campamento de personas refugiadas de Rhino en Uganda; Vincent Kasule en el alojamiento de refugiados de Imvepi en Uganda.