Cumbre de la Unión Africana

La Cumbre se convocó para abordar las causas profundas y encontrar soluciones para el desplazamiento; identificar formas de prevenir el desplazamiento forzado; mejorar la protección de los desplazados forzosos; medidas de fortalecimiento para satisfacer las necesidades específicas de las mujeres y los niños desplazados; diseñar estrategias para reducir el impacto de los desastres naturales como causa de desplazamiento de personas; desarrollar enfoques para facilitar la reconstrucción de las comunidades que salen de un conflicto; y mejorar las asociaciones para abordar el desplazamiento forzado en toda África.

La reunión se produce 40 años después de la Convención clave de la Organización de la Unidad Africana sobre la protección de los refugiados. El último día de la reunión de Kampala, los participantes adoptaron la Convención de la Unión Africana para la Protección y Asistencia de los Desplazados Internos en África, que es el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre desplazamientos internos con un alcance regional tan amplio. La Convención proporcionará un marco regional integral que regirá la protección y asistencia de los desplazados internos, antes, durante y después del desplazamiento.

El fenómeno del desplazamiento interno continúa expandiéndose en el continente africano, incluso a medida que el número de personas refugiadas disminuye progresivamente. A comienzos de este año, África tenía aproximadamente 11.6 millones de personas desplazadas internamente (PDI), o aproximadamente el 45 por ciento de los desplazados internos del mundo. El continente también tiene unas 2.659.000 personas refugiadas y solicitantes de asilo. Unos dos millones de personas fueron desplazadas recientemente durante el año pasado.