Ataque mortal contra la población desplazada en el oeste de Níger indigna a ACNUR

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Una foto de archivo de 2020 muestra a una mujer refugiada originaria de Malí junto a sus dos hijos, quienes se vieron obligados a huir por los ataques de grupos armados en la región de Tahoua en Níger.

Una foto de archivo de 2020 muestra a una mujer refugiada originaria de Malí junto a sus dos hijos, quienes se vieron obligados a huir por los ataques de grupos armados en la región de Tahoua en Níger.  © 6MProducciones / Sourig Aboutali

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, condena en los términos más enérgicos los ataques en el oeste de Níger que provocaron la muerte de 137 personas, muchas de ellas ya desplazadas por la violencia, después de haber huido de ataques anteriores.

El domingo por la tarde, agresores armados en motocicletas atacaron las aldeas de Intazayane, Bakorat y Wirsnat en la región de Tahoua, en Níger, a unos 50 kilómetros de la frontera con Malí. Algunas de las personas heridas fueron trasladadas a la ciudad de Tahoua, a 150 kilómetros de distancia.

ACNUR está llevando a cabo una evaluación de las necesidades y se prepara para atender a las personas afectadas con atención médica y servicios de protección, mientras las poblaciones pueden moverse hacia Intikane, Telemces y Tahoua, donde junto con nuestros socios estamos brindando asistencia humanitaria a las personas refugiadas, desplazadas internas y personas vulnerables en sus comunidades de acogida.

En Intikane, una gran zona diseñada para alojar a personas refugiadas de Malí (20.000) y personas de Níger desplazadas (15.000), así como a sus rebaños, 7.000 personas refugiadas regresaron hace poco tras sufrir un ataque en mayo del año pasado, cuando grupos armados asesinaron a líderes de las personas refugiadas y a un líder de la comunidad local de acogida. Destruyeron la estación principal de agua y las tuberías, así como la torre telefónica, cortando la comunicación y el suministro de agua a la población desplazada y a las comunidades de acogida.

Las regiones nigerinas de Tahoua y Tillaberi, en la frontera con Burkina Faso y Malí, albergan actualmente a 204.000 personas refugiadas y desplazadas internas.

Nuevamente, ACNUR hace un llamado urgente a los grupos armados en el Sahel para que se protejan a los civiles, a las personas obligadas a huir y a las comunidades de acogida, ya que la población civil son los más afectados por los crecientes ataques en Burkina Faso, Malí y Níger.

Níger, Burkina Faso y Malí en el Sahel se encuentran en el epicentro de una de las crisis de desplazamiento y protección de más rápido crecimiento del mundo. La región ya acoge a casi tres millones de personas refugiadas y desplazadas dentro de su propio país.

A pesar del aumento de la inseguridad, los nigerinos siguen mostrando su generosidad con las personas que huyen de la violencia en las regiones africanas del Sahel y el lago Chad.

 

Para más información sobre este tema, por favor contactar: